SOMOS UNO EN CRISTO

1 Corintios 3:4-5|RVR1960
Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?
¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

Dios es un Dios de unidad, y nos ha llamado a estar unidos, a ser un solo cuerpo, y ver sus milagros manifestarse poderosamente en la tierra. El único padre de división es el enemigo, por eso él hará todo lo posible para sutilmente crear divisiones en el cuerpo de Cristo. Debemos pedirle sabiduría a Dios, para fortalecernos en la oración y en la lectura de la palabra, confiando que somos un cuerpo, protegernos y amarnos los unos a los otros. En la iglesia de Corintios, el Apóstol Pablo tuvo que hacer uso de su autoridad, para reprender a algunos creyentes que estaban creando división, porque deseaban idolatrar a el hombre. En estos tiempos, esto no ha cambiando, porque vemos la idolatría a los siervos de Dios, vemos a los hermanos pasando necesidad y no le tendemos la mano porque a ese hermano pasando procesos, y cómo no es de nuestra denominación, no le prestamos la ayuda. Esto es un mover satánico, porque la palabra de Dios nos enseña que somos de Cristo primeramente, y que el hombre es solo un instrumento de Cristo, pero no somos nadie para para llevarnos la gloria, porque esta solo le pertenece al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.cactus.jpg

¿ESTAS SIENDO INSTRUMENTO DE DIOS?

PROMUEVE

Nosotros como hijos de Dios debemos promover la unidad del cuerpo de Cristo, sin importarnos la denominación a la que otros pertenecen, si creen en Jesucristo, y que este murió y resucitó, y está sentado a la diestra del Padre, y es el Rey de Reyes y Señor de Señores, debemos amarnos como tal, porque este es nuestro hermano. Pero hoy en día vemos que pasa todo lo contrario, porque nos hemos acostumbrado hablar que pertenecemos a una denominación cristocéntrica, pero no podemos tener una relación de hermandad, porque el mismo hombre se ha encargado de esta división.
Te has puesto a pensar ¿Cómo estará el corazón del Padre con esta situación? No tenemos crecimiento por el hombre, no recibimos la salvación del hombre, sino de Jesucristo, y solo él debe ser el merecedor de la gloria; debemos promover la unidad de ser uno con él, reconociendo que por su gracia somos instrumentos en sus manos.

SE HUMILDE

Para promover la unidad hay que tener un corazón humilde. Hoy en día la vanagloria y el ego ha llenado el corazón del hombre, llegando a creerse dueños de las vidas de las personas, y el único que pagó el precio por la salvación en la cruz del calvario, fue Jesucristo y no el hombre. Muchos líderes se han constituido estrellas en las iglesias, y no la luz del mundo, porque no somos dueños de las vidas de las personas, somos guiadores, que llevan a las personas a Jesucristo para que obtengan salvación.

Cuando la Biblia nos habla en este pasaje: Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Filipenses 2:3 |RVR1960; nos está hablando de mantener un corazón humilde que no nos creamos superiores o mejores que los demás. Se debe romper con tanta burocracia, para ser atendido por un pastor, porque no podemos robarnos la gloria que le pertenece a Dios. Muchas almas no son alcanzadas por causa de esta burocracia y protocolo que hemos establecido; es hora que nos unamos  para cumplir el objetivo que nos ha sido encomendado, ir y predicar a todas partes del mundo, sin importarnos la denominación a la que pertenezcamos, porque todos pertenecemos a Jesucristo.

AMAD@, Es tiempo de despertar, y someterse al proposito de Dios para tu vida, porque la unidad es fundamental para que los planes de Dios se cumplan en ti. No importa el lugar en el que te encuentres, debes promover la unidad. Dios se agrada de ver a sus hijos involucrados en un mismo espíritu y en un mismo sentir. Tu esfuerzo por mantener al cuerpo de Cristo unido, Dios lo va a recompensar, porque desde la predicación del Apóstol Pablo, el enemigo siempre ha querido meter la división, no seas el causante de seguir propagando las diferencias, sigue avanzando, porque somos uno con él, y esto es lo que debemos procurar hacer, Dios no viene por una esposa dividida, él viene por una esposa unida y fortalecida en su presencia. Amén.

1 Corintios 3:6 |RVR1960
Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.

Comparte con otros esta enseñanza, y déjanos tus comentarios y petición de oración.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura.
http://www.caminandocomojesus.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s