TU ORACIÓN PROVOCA LIBERTAD

Deuteronomio 26:7|LBLA “Entonces clamamos al Señor, el Dios de nuestros padres, y el Señor oyó nuestra voz y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión. Dios escucha el clamor de sus hijos, y en medio del duro proceso que puedas estar atravesando, o las situaciones conflictivas que estés viviendo, tus labios se deben abrir…