TIEMPO DE AVANZAR

Habacuc 2:3 |RVR1960
Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.

filter

En este año de los que ya han transcurrido 9 meses, has visto como la misericordia de Dios te ha sostenido; no obstante has tenido que batallar y luchar fuertemente contra las asechanzas del enemigo que se ha levantado en estos últimos días con mayor fuerza, y aunque has perdido tu vigor, y esto te ha traído agotamiento tanto físico como espiritual, no desmayes, porque el cumplimiento de tu promesa está cerca y tus ojos lo verán.

Como la mujer cuando está de parto, mientras está pujando para dar a luz, el dolor es insoportable, pero viendo a su hijo nacer se da cuenta que todo lo que pasó valió la pena, y tú, que lees este mensaje te has sentido como que estás pujando hasta más no poder, que se han duplicado los ataques, las batallas y las pruebas; en estos meses la presión se ha multiplicado, pero es que estás en principio de dolores, has entrado en proceso de parto, y pronto darás a luz, te puedo asegurar, que la espera valdrá la pena.

No te detengas y sigue avanzando, porque no terminarás el año en derrota, se aproximan los meses de gloria, así como la madre después de dar a luz tiene una sonrisa brillante en su rostro, porque el hijo que tuvo le hizo olvidar el tiempo de dolor que pasó, así estarás tú en estos meses venideros donde cosecharás las oraciones sembradas con lágrimas.

Salmos 37:4 |RVR1960
Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

El secreto para seguir avanzando, es estar más cerca de Dios, tienes que meditar más en la oración y lectura de la Biblia, es tiempo que aprendas a deleitarte en la presencia de Dios sin importar los problemas o la situación que estés atravesando, aprende a confiar en Dios, porque él tiene cuidado de ti.

Oremos:
Padre Eterno, Dios del cielo, vengo delante de ti, cansado, con cargas y dificultades que me han dejado sin sueños, sin ganas de avanzar, sin deseos de conquistar, pero hoy me presento delante de ti, clamando misericordia, inclina tu oído a mi oración, y renueva mis fuerzas, mi fe; ayúdame a ver por encima de las circunstancias, y ver lo que tienes para predestinado para mí, lléname de la paz de tu Espíritu Santo, sumérgeme allí, porque estoy sediento de ti. Amén.

Recuerda: «Para obtener una victoria grande, primero debes tener una batalla grande, porque sin batalla no hay victoria.»

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s