LA AVARICIA DENTRO DE LA IGLESIA

 

Lucas 12:13-15|RVR1960
Le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia.
Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?
Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

La vida del hombre no se basa en los bienes que posee… ¿Entonces en que se basa?

Vemos que hoy en día, las personas aún dentro de las mismas congregaciones son tratadas de acuerdo a lo que poseen, dependiente del título, del apellido,  o de como te ves, así mismo le asignan el mejor asiento en las iglesias; pero este es el sistema que usa el mundo, y lo estamos practicando en nuestras congregaciones.

¿Cuál es el sistema del mundo?

Jesús en su palabra, nos ha dado un mandato: Guárdense de toda avaricia, porque él sabe lo que hay en el corazón del hombre. Hay muchas congregaciones donde esta palabra se menciona muy poco, se le enseña a la congregación, que el adulterio es pecado, la fornicación, o la mentira, etc., pero muy poco se enseña la palabra: AVARICIA Y SUS CONSECUENCIAS, olvidando así una de las enseñanzas que Jesús tuvo en medio de la multitud; Jesús no buscaba ser aceptado por los hombres, enseñándoles lo que ellos querían escuchar, sino enseñándoles lo que los iba a llevar a alcanzar la vida eterna, les enseñaba doctrina que enriqueciera su espíritu y la pudieran predicar, aún cuando él ya no estuviera entre ellos.

Y esto queridos hermanos, es el sistema que práctica el mundo, adaptándolo a la iglesia; el mundo te dice que vales por lo que tienes, y entre ellos mismos se categorizan, haciendo diferencia, pero Jesús no te ha llamado a eso, él te ha llamado a predicar libertad a los cautivos y  llevar el mensaje de salvación, y no ha acumular riquezas.

¿En que te estás enfocando tu? ¿Estás buscando la aceptación del hombre o la aceptación de Jesús?

Empieza a revisar tu vida, hazte una autoevaluación y medita si tu corazón se ha desviado, enfocándose sólo en los bienes materiales, antes que agradar a Dios. Tu fuiste llamado con un propósito, Dios te marcó para ser diferente, Él desea que seas conocido por los milagros que él hará a través de tí, como portador de su gloria.

No pierdas tu norte, porque Dios aún en medio de tu escasez ha estado contigo, aunque hoy veas a otros prosperar, y tú no, esto no quiere decir que Dios no te escucha, o se olvidó de ti; esto es lo que el enemigo te ha querido hacer creer; pero servimos a un Dios fiel y real, y aunque hoy no cuentes con las riquezas terrenales, eres poseedor de las riquezas celestiales.

!Tu no eres conocido en los cielos por los bienes que posees,
sino por el fruto que das!

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s