CONQUISTANDO

Josué 1:1-9 (RVR1960)
Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:
Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.
                          Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.
Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.
Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

El Propósito de Dios te prepara para la conquista.

¿Porque si eres más que vencedor llevas una vida en derrota? ¿Estás conquistando lo que Dios te entregó?
Muy posiblemente tú respuesta sea un NO, y por esto quiero invitarte a conocer cómo llegar a la conquista y en el proceso de Dios, tener fuerzas para seguir avanzando a la tierra prometida.

Quiero que conozcas un poco de la historia de Josué, su primer nombre fue Óseas (Dios libra) y Moisés le cambió el nombre a Josué (Dios salva) y se deriva del nombre de Jesús El Salvador. Moisés vio en Josué a un conquistador, alguien que iba a ser usado por Dios para grandes logros, y eso es lo que Jesús está viendo en ti, a un hombre, a una mujer, llena de atributos para conquistar en medio de las pruebas y el proceso que estás llevando.

Para Conquistar debes estar dispuesto a:

  • Transformar tu mente, Un conquistador primero debe estar dispuesto a conquistar su mente, antes que cualquier objetivo, una mente en derrota nunca producirá los frutos esperados.

Josué y todo el pueblo de Israel dependían mucho de Moisés, pero llegó el tiempo que su vida y el rumbo de ella fue transformada; Josué ya no era un soldado raso, su mente ya no podía pensar de esta manera, él fue promovido por Dios a ser jefe del ejército de Israel, su mente fue transformada para esta gran tarea, la cual era llevar al pueblo de Israel a la conquista de la tierra prometida. Así que tú también vas a necesitar una mente transformada, llena del Espíritu Santo, para entender los grandes cambios que Dios tiene para ti, y hacia dónde te quiere introducir.

Los grandes hombres aprenden de sus errores, para llegar a la conquista. Josué aprendió del error de Moisés, entendió porque no entró en la tierra prometida, y eso lo llevó a ser obediente en todo a Dios.

¡Aprende de tus errores, para que no los vuelvas a repetir!

!Tendrás muchos enemigos que enfrentar en la conquista, pero no temas Dios va contigo!

  • Tu mente natural es enemiga de la conquista, porque ella está acostumbrada a estar en la zona de confort, a mantenerse en un lugar seguro y le cuesta entender los cambios, pero depende de ti, levantarte y empezar a cambiar tu manera de pensar.
  • El desánimo; Un soldado desanimado nunca puede pelear por la conquista, porque se necesita un espíritu de ánimo y de triunfador para alcanzar la victoria.
  • El afán (Filipenses 4:6), Un soldado que esté tan afanado que no pueda esperar la orden de su comandante y jefe, no puede ser un conquistador porque estaría peleando sólo. Para ser un conquistador debes tener paciencia, y paz para esperar la orden divina.
  • La desobediencia (Éxodo 19:5),Todo soldado que no sigue órdenes y no se somete a su jefe, estará perdido en la guerra; para ser un conquistador debes ser obediente a la orden divina.
  • Fidelidad en el servicio (Éxodo 19:5), Sin servicio no hay victoria, Dios honra sólo aquellos que le honran, y no hay otra forma de honrar a Dios más que a través del servicio. En el pueblo de Israel seguro habían hombres más valientes que Josué y de mejor parecer, y más inteligentes, pero eso no es lo que Dios ve, a la hora de entregarte un territorio o un ministerio; Dios ve tu fidelidad en lo que Él te ordenó que hicieras, por eso Él dijo: Si me eres fiel en lo poco, YO te pondré en lo mucho. El problema de hoy en día es que las personas quieren fama y púlpito, pero nadie quiere servir limpiando los baños de la iglesia. Dios busca siervo fieles sin importar donde Él te lleve a servirle, tu debes servirle a Dios de todo corazón y Él te honrará y te llevará donde nunca pensaste estar.
  • Búscala Dirección de Dios; Un soldado sin dirección no puede conquistar nada, el soldado se debe someter a obedecer la dirección de su jefe; cuando su jefe le dice avanza, él lo hace, y de esta forma trabajando juntos como equipo, la victoria es segura. Los que hacen su propia voluntad serán avergonzados, pero aquellos que hacen la voluntad de Dios estos son más que vencedores.

¡Busca la dirección de Dios en todo lo que emprendas y nunca serás avergonzado!

  • Pelea; Todo el que quiere conquistar, debe saber que está entrando en una batalla y la debe pelear, y pelearla con el Señor, para obtener la victoria.

Pero, ¿Contra quien peleas?
Peleas Contra ti mismo, Contra el enemigo y Contra el mundo.

¿Cómo debes pelear?

Nuestra lucha no es contra carne, ni contra sangre, aunque el enemigo usará la carne y la sangre para atacarte, aún así debes pelear de rodillas, pidiéndole al Señor que sea Él quien pelee por ti. (Éxodo 14:14)

¡Dios nunca pelea una batalla que tú no le permitas pelear!

  • En la batalla vas a recibir muchos golpes; todo soldado está expuesto a ser derribado, pero nunca destruido porque mayor es el que está en ti, que el que está en el mundo.
  • Debes dar la milla extra; los perezosos no conquistan nada, debes saber que llegarán momentos en donde tendrás que sacar fuerzas que pensaste no tenías para seguir avanzando.
  • Disciplina; El soldado debe tener disciplina para poder estar en forma para la guerra, ejercítate en el Ayuno y la oración.

Amado hermano, sabemos que las batallas que estás librando te han arrinconado, te han llevado a un lugar desconocido para ti, pero no te rindas, porque si Dios nos ha permitido hablarte esta palabra, es porque Él sabe que eres un conquistador y estás capacitado, para seguir, porque Él a puesto en ti un espíritu de Guerrero, no fue que te confundió con Rambo, si no porque para entregarte grandes conquista, tienes que vencer grandes batallas.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s