UN LÍDER EN ANGUSTIA

Génesis 16:1-2  (DHH)
Agar y su hijo Ismael
Sarai no podía darle hijos a su esposo Abram, pero tenía una esclava egipcia que se llamaba Agar. Entonces le dijo a Abram:
—Mira, el Señor no me ha permitido tener hijos, pero te ruego que te unas a mi esclava Agar, pues tal vez tendré hijos por medio de ella.
Abram aceptó lo que Sarai le dijo.

Todos aquellos que tienen una posición de liderazgo, pasarán momentos de angustia dentro del mismo liderazgo, se levantarán circunstancias en su vida personal que probarán su fidelidad a Dios, en las cuales tendrán que tomar decisiones radicales, y de esas decisiones que tomen dependerá su futuro y el de otros.

¿Puede un líder tomar decisiones en angustia?

De ninguna manera, las peores decisiones se toman en momentos de angustia, desesperación y dolor, causando consecuencias graves en sus vidas y en la de aquellos que le rodean.

Vemos la historia de  Abram y  Sarai, Dios le da una promesa de que tendrían un hijo, pero al ver Sarai que la promesa que retrasaba, su fe decayó y tomó decisiones basadas en su humanidad.

Imagínate el corazón de Sarai, ella se sentía frustrada, triste, llena de preocupaciones al verse que no quedaba embarazada, y ver la promesa de tener un hijo cada vez más lejos, ella pensaba que muy posiblemente había entendido mal, que no era con ella la promesa del hijo, sino con otra mujer, y cuando su confianza empezó a decaer, fue en ese momento que ella le dio cabida a la duda y su corazón se llenó de pensamientos incorrectos, llevándola a tomar una decisión que cambió el rumbo de su vida y la de toda sus generaciones, las cuales hasta el día de hoy repercuten. Sarai decide “ayudar a Dios” e impulsa a su esposo Abram para que tenga un hijo con su sierva; esta mala decisión que Sarai tomó, la hizo en su humanidad, y en el peor momento en que se encontraba emocionalmente.

No es por casualidad que estas leyendo esto, Dios quiere hablarte y es por esto que te exhortamos a no tomar decisiones basándote en tus emociones y sentimientos; tu estado de ánimo, el cual ha sido afectado, lo único que conseguirás es retrasar la obra que Dios ha trazado en ti, enfócate en lo que Dios ha confiado en tus manos, porque Él sabe que no eres perfecto, pero en esa imperfección Él se fortalece, cuando aprendes a reconocer que sólo Él puede actuar por medio de ti, lograrás llegar a tu victoria.

Lleva tu angustia a los pies del Señor, y podrás tomar decisiones basadas en la voluntad de Dios.

Salmos 40:1 (DHH)
Puse mi esperanza en el Señor,
y él se inclinó para escuchar mis gritos.

Esperando pacientemente en la promesa; En esos días de angustia, existen 2 problemáticas comunes en un líder:

  1. La impaciencia de la carne
  2. Los caminos fáciles que te ofrece el enemigo para que caigas en el error, y no esperes en la promesa de Dios.

Debes tener la seguridad que Dios cumplirá su promesa, El tiempo de Dios es perfecto y la promesa se cumplirá en el tiempo de Dios, y no en el tuyo. La impaciencia te puede llevar a cometer graves errores, pídele al Espíritu Santo que te dé el fruto de la paciencia, para que sepas esperar en Dios y puedas ver cumplir sus propósitos en tu vida.

Amad@, ¡Ten una actitud de confianza, llénate de expectativas, porque Dios va a cumplir lo que prometió!

Éxodo 33:14 (RVR1960)
Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

Entra en la Presencia de Dios; En momentos difíciles debes sumergirte en la gloria de Dios, sin salir de allí hasta que tu alma tenga paz, y puedas decidir con claridad conforme a la voluntad de Dios. En la presencia de Dios vas a encontrar el descanso que necesitas para seguir avanzando, Dios te levantará y verás que en esos momentos de angustia fue donde conociste al Dios de amor y misericordia que te escogió desde el vientre de tu madre, para cumplir el llamado que tiene contigo.

Descansa en Dios y busca su presencia, porque Él te está capacitando para enfrentar tu destino, así que no tengas lástima de ti mismo, porque si Dios te eligió no fue por casualidad, sino porque Él sabía el Guerrero que hay en ti, y lo capacitado que estas para mantenerte como un gran líder de Dios.

Con amor y bendición,
Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s