DÉJALO IR, DIOS TIENE ALGO NUEVO

2 Samuel 12:19-23 Dios Habla Hoy (DHH)

Pero al ver David que sus oficiales hacían comentarios entre sí, comprendió que el niño había muerto; así que les preguntó: —¿Ha muerto el niño? —Sí, ya ha muerto —respondieron ellos. Entonces David se levantó del suelo, se bañó, se perfumó y se cambió de ropa, y entró en el templo para adorar al Señor. Después fue a su casa, y pidió de comer y comió. Entonces sus oficiales le preguntaron: —¿Pero qué está haciendo Su Majestad? Cuando el niño aún vivía, Su Majestad ayunaba y lloraba por él; y ahora que el niño ha muerto, ¡Su Majestad se levanta y se pone a comer!

David respondió:—Cuando el niño vivía, yo ayunaba y lloraba pensando que quizá el Señor tendría compasión de mí y lo dejaría vivir. Pero ahora que ha muerto, ¿qué objeto tiene que yo ayune, si no puedo hacer que vuelva a la vida? ¡Yo iré a reunirme con él, pero él no volverá a reunirse conmigo!

Muchas veces te ha tocado soltar, y sabes lo difícil que es dejar ir esas cosas a las que te aferras, te has aferrado a un sueño, a un trabajo, a un familiar, a una amistad, inclusive a esa persona especial, a ese sentimiento de amor por alguien, y no te das cuenta que es necesario dejar de llorar, porque Dios quiere entregarte algo sin manchas, algo sin contaminación, algo que Él ha creado sólo para ti..

En el versículo que estás leyendo, vez el corazón tan valiente que tenía el Rey David y !Que gran enseñanza te proporciona esta historia!

¿Que es tener un corazón conforme al de Dios?

Es someterte a su voluntad aunque te duela; hay muchas clases de procesos, pero la pérdida de un hijo, es la experiencia más fuerte y dolorosa que un hombre puede vivir, esto te quiebra, te desvanece, pero en medio de ese proceso Dios te fortalece, aún para esos momentos que sientes que tu vida es la más miserable.

¿Cómo puedo aceptar la decisión de Dios sin cuestionarlo y sin molestarme con Él?

David conocía a Dios, y sabía que Dios tenía todo poder para salvar a su hijo, pero aún así no lo hizo, él pudo revelarse o enojarse con Dios, pero prefirió humildemente aceptar su voluntad, porque su corazón estaba rendido a Dios y tenía bien claro quien era su Señor y como actuaba, y la recompensa que traería su obediencia.

¿Qué hacer?

Imita a David, lo primero que el Rey David hizo cuando murió el niño fue entrar en la presencia de Dios, y adoró, esta es la clave para sacar de tu vida lo que ya murió. Para dejar ir eso que está muerto, debes llenarte de la presencia de Dios, donde recibirás fuerza y convicción para dejar ir lo que está muerto, ¡Fortalécete! Dios tiene el control, y esto que te ha quitado, era necesario, para entregarte lo nuevo, lo que te va a mantener en su redil, aunque hoy no lo entiendas, por que tu no conoces tu futuro, pero Él sí lo conoce y sabe que necesita quitar de tu vida, para moldear la mejor versión de ti.

Salmo 51, fue escrito por David mientras estaba en esa agonía del sufrimiento, aquí resaltamos estos dos versículos.

En el versículo 11, David ruega por que Dios no lo eche de su presencia y que no le quite su Santo Espíritu, él le dio más valor a la presencia de Dios, a lo que había perdido, él entendió que Dios era todo para él y sin Dios no era nada.

Versículo 17, Solo a través del proceso llegas a tener un corazón humillado, es por eso que el proceso es necesario en tu vida.

Cuando dejas ir lo que Dios te quito y no estás apegado a los recuerdos, él traerá a tu vida algo nuevo y mejor que lo perdido, deja ir lo que ya Dios desecho y ábrele las puertas a lo nuevo que Dios tiene para ti.

Romanos 8:28 (DHH)

Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito.

En medio del proceso Dios, quitará de tu vida cosas y personas que te dolerá dejarlas, pero es para traer a tu vida cosas mejores y de mucha más bendición, porque Dios desea cumplir su propósito en ti, así que avanza y no te detengas, no te quedes allí postrado, avanza, toma fuerza, porque lo que te espera, es mucho mayor, que lo que acabas de soltar y traerá una plenitud, que nunca antes habías experimentado.

Feliz y bendecido día,

Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s