LA HUMILDAD TE DA LA GRANDEZA

Juan 13:4-5|RVR1960
4. se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Esta es una de las escena más hermosas de la historia de Jesús, que Él siendo Dios y creador de todo, se humilló ante sus discípulos para lavar sus pies, en realidad, ¡Tenemos mucho que aprender de esto!. Hoy somos más tratado por lo que tenemos y no por lo que somos, donde nos dejamos guiar por lo influencer que es esta persona, sin darnos cuenta que los ojos de Dios ven más allá. Jesús no miró a sus discípulos como simples pescadores, sino que creyó en ellos y vio personas confiables con un corazón apasionado por su presencia. Dios te eligió no porque tus capacidades humanas, sino por tu corazón capaz de obedecerle aunque te duela.

JUL 2020.png

QUÍTATE EL MANTO
En el Antiguo Testamento quitarse el manto simboliza autoridad o posición. Los religiosos usaban mantos largos para que los demás vieran que eran importantes, pero Jesús se despojó de todo esto para humillarse, tomando la posición de servidor, lavó los pies de sus discípulos, para darnos ejemplos de servicio y humildad, y nosotros deberíamos volvernos imitadores de Jesucristo, despojándonos de todo lo que nos impida servirle a nuestro prójimo. Aceptando a las personas sin hacer exclusión por su clase social, política o racial; Jesús nunca excluyó a nadie, ni mucho menos hizo acepción de personas, tanto a Pedro, como a Judas siempre los trato como parte de su equipo. Muchas veces tenemos que negarnos a nosotros mismos, para parecernos más a Cristo, porque aun el Hijo del Hombre, pudiendo tomar la justicia por sus manos, actuó como servidor de su Padre, venciendo su humanidad y pareciéndose más a Dios. Amado lector, El siempre va ha usar a aquellos de humilde corazón, porque estos aprende a depender más del Padre que de su humanidad, caminando en obediencia y manteniéndose enfocados en la fe.

Salmos 51:17|RVR1960
Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s