MUJER, EDIFICATE CADA DIA MAS

Proverbios 14:1|RVR1960
La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.

Muchos son los roles que la mujer ha tenido que venir desempeñando a través de la historia, donde la mayoría de las veces se les imponen las responsabilidades sin que esta las pidiera, pero que tuvo que adquirir. Dios cuando creó a la mujer, la creó dotada de tanta fuerza y valor, que sabía que sería capaz de dar mucho, y pedir poco, que pondría las necesidades de otros por encima de las suyas, porque su naturaleza de dar es innata, viene con ellas, muchos hasta han llegado a decir que el amor de Dios es similar al amor de una mujer. Cada una de ellas es encargada de edificarse así misma, porque si ella no es capaz de edificar su casa, mucho menos podrá ser de ayuda para levantar nuevas edificaciones. Eres una mujer sabia, no derribes con tus manos lo que Dios te ha entregado.

Abril 2020.png

TUS FRUTOS SON EL RESULTADO DE TU SIEMBRA

Edifica tu casa, y aquí me refiero que debes edificarte a ti misma, trabajar en tu autoestima, en tu apariencia física, en tus relaciones personales; son tantas las áreas en tu vida en las que necesitas fortalecerte, que te has olvidado del valor que realmente tienes. Cuando el Señor dijo en su palabra que la mujer sabia edifica su casa, no solamente se está refiriendo a tu hogar, en mi sentir te puedo decir que también te lo estaba diciendo a ti, que muchas veces te has dejado pisotear, poniéndote por menos, porque piensas que esa es la única manera que vas a lograr mantener una relación sentimental a tu lado. Hay situaciones que hoy estás viviendo, porque has permitido que pasen los límites, y has enterrado la princesa que hay en ti, y tu vida (metafóricamente estamos usando la palabra casa) está cayendo en manos de una mujer que se ha vuelto una necia consigo misma. Te miras al espejo y ya no te conoces, has perdido tu brillo, porque la opresión que el enemigo está ejerciendo en ti, a través de otros, te ha hecho sentir que no vale la pena reconstruirte.

Mujer, tu vales mucho, permite que el Señor te edifique, has a un lado las críticas, la opinión de los demás, y enfocate a lo que el Señor quiere hacer contigo; porque esos vacíos que hay en ti no se llenaran con regalos, con trabajo, con promiscuidad, con llanto y podría enumerarte muchas cosas, pero tú y yo sabemos que sólo Cristo puede ayudarte a levantar esas bases sobre la Roca que tú vida necesita. Ya deja de vivir en altibajos, y que tu vida sea un completo caos, porque cada vez que traes el pasado al presente, es como si tu misma estuvieras tumbando la construcción, y no le eches la culpa ni al enemigo, ni mucho menos a Dios, porque hay decisiones que son propias de tu libre albedrío. Ora, Dios necesita escuchar que verdaderamente estás dispuesta a levantarte, porque la obra que él desea hacer en ti, te llevará a ser de edificación no solamente para tu vida misma, sino también para la de otros.

La palabra edificar significa construir algo, y no podrás construir aquello que aún no esté visualizado ni en tu mente ni en corazón, busca la sabiduría de Dios antes de tomar decisiones que puedan afectar la obra que estás creando, ser sabia con las palabras y con el trato a los demás son parte de esta construcción. Mantente alerta, porque todo lo que estás levantando para él, será atacado por el enemigo, y la única forma en la que podrás contrarrestar sus ataques es con la oración y el ayuno. Dios te entregó una casa mujer, pelea por ella y no la entregues al mundo, y mucho menos al enemigo.

Lucas 14:28|RVR1960
Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?

Las decisiones que tomes te darán los resultados esperados, si lo haces a tu manera terminarás frustrada, si lo haces a la manera de Dios te aseguro que obtendrás la victoria. Si la edificación pareciera no avanzar, no te detengas, porque él está trabajando en tu paciencia, no le des ventaja al enemigo, tú no eres una derrotada, eres parte de su propósito y su misericordia ha sido extendida sobre tu vida. Levántate, vuelve a edificar porque un fracaso no significa una derrota, sino el despertar de una mujer valiente que lo vuelve a intentar nuevamente llena de sabiduría y conocimientos. Tú felicidad no depende de otros, depende de ti misma y de tu relación con Dios.

Isaías 54:2-3|NTV
2 Agranda tu casa; construye una ampliación. Extiende tu hogar y no repares en gastos. 3 Pues pronto estarás llena a rebosar; tus descendientes ocuparán otras naciones y repoblarán las ciudades en ruinas.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960
NTV| Nueva Traducción Viviente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s