AMOR INCONDICIONAL

1 Juan 4:10 |RVR1960
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

El amor de Dios es puro y sincero, que busca beneficiar a sus hijos en cada acto, decisión y pensamiento que él da. Vemos el amor de Dios reflejado a través de toda su palabra, porque cuando uno ama, las cosas que hace son para beneficiar a la persona amada. ¡No te engañes!, el amor carnal es egoísta, jactancioso, donde la persona actúa en base a sus propios intereses, pero todo el que tiene el amor de Cristo en su corazón, actuará diferente.

girl.jpg

¿Estás amando a tu prójimo de la forma correcta?

La entrega, Dios nos demostró su amor, cuando entregó a su único hijo a morir por nosotros en la cruz del calvario, porque la base del amor es la entrega, donde eres capaz de entregar aún aquello que tanto amas, para que tu prójimo sea feliz; pero muchas personas tienen un concepto erróneo del amor, porque es fácil dar de lo que te sobra, o de lo que no tienes apego, pero que difícil es entregar lo que amas, y esto nos puede suceder a diario; decimos que amamos a Dios, pero tratamos mal a nuestro hermano, y no estamos dispuestos a entregarle áreas de nuestra vida a Dios, las cuales él nos está pidiendo.

El que ama entrega todo, y por completo…

El detalle, Dios es un Dios detallista, y aún en cada color con los que diseñó la naturaleza, él pensó en nuestro beneficio y tuvo cuidado de todo lo que creo, para hacerlo perfecto para nosotros. Cuando amas, vas a ver por el bien de tu hermano, porque harás perfeccionar áreas de tu vida, donde el prójimo se beneficiara. Debes ser detallista, un detalle por pequeño que sea, rompe amarguras y patrones en la vida de una persona. En una relación donde no hay detalles, ni cuidados, es una relación que va destinada al fracaso, porque cada cuidado habla del amor y la perfección, de lo que deseas alcanzar en esa relación. En una relación de pareja los detalles son de suma importancia, porque es allí donde se demuestra que tan realmente te importa esa persona, y cuando hablo de detalles, no me refiero a lo material exclusivamente, sino de tener una entrega, sin importar el precio, y esto habla de lo que hay en tu corazón.

1 Juan 4:20|RVR1960
Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

El verdadero amor no hace acepción de persona, Hoy en día hay espíritus engañadores en la vida de los hermanos, que los llevan a cometer errores, donde estos se manifiestan en sus vidas, diciendo que aman a Dios, pero no soportan al hermano que convive con ellos, esto es un amor egoísta y mentiroso, porque aquel que no ama a su prójimo, no puede amar a Dios. Debemos comprender que los mandamientos en los que se basa la ley consiste en el amor: Amarás a Dios y Amarás a tu prójimo, porque el amor de Dios es tan importante e incondicional para con nosotros, que permite que aquellos que nos aborrecen o nos calumnien, estén en paz con nosotros.

Él nos envía a amar, pero que recompensa tenemos si amamos únicamente a los que nos amada, debemos amar a los que nos persiguen y nos aborrecen, y tendremos recompensa en los cielos. Cuando tu amor no hace acepción de persona, es porque has sido perfeccionado por Jesucristo.

Amad@, Dios entregó a su único hijo para que tu y tu familia fueran salvos, mostrándote una vez más el cuidado y detalle que tuvo y ha tenido con la humanidad.
El Señor cuando te eligió a ti, te eligió para un propósito, para que lograras caminar hacia el destino que él ha trazado en tu vida, porque los planes que él tiene contigo, no han concluido aquí, él tiene planes, anhelos, sueños, que aún desea que se cumplan en tu vida; fuiste creado para expandir el reino de los cielos, tu vida le pertenece a Dios y tus planes y propósitos, deben estar alineados a su voluntad. Así que no dejes que la prueba te haga creer que Dios hace acepción de persona, porque tú no eres ciudadano de segunda categoría, tú eres un hijo de Dios, y tus pecados fueron perdonados.

Salmos 143:8 | NVI
Por la mañana hazme saber de tu gran amor,
porque en ti he puesto mi confianza.
Señálame el camino que debo seguir,
porque a ti elevo mi alma.

Comparte con otros esta enseñanza, y déjanos tus comentarios y petición de oración.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s