CERRANDO PUERTAS

Mateo 6:5-6 RVR1960| Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Unas de las cosas maravillosas que tenemos en Cristo, es la facilidad de poder acceder a la presencia de Dios; porque todos aquellos que hemos sido redimidos por su sangre podemos entrar libremente al lugar santísimo.
Notemos esto: Jesús en este pasaje, está dándole un consejo a los discípulos, hablándole de la forma correcta en la que deben orar y aunque tenemos muchas riquezas aquí, quiero enfocar este devocional en: Cerrada la puerta, esta es la primera acción que debemos hacer para acceder y cultivar esa relación personal con el Espíritu Santo, pero ¿Que puertas podemos tener abiertas?, y ¿Cómo podemos cerrarlas?

Gálatas 5:1 RVR1960|Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Lo primero que vamos a ver es que Jesucristo les dice a sus discípulos como buscar esa intimidad, y esto a nosotros nos está enseñando que Dios se mueve en corazones dispuestos a pasar tiempo con Él. Que cerremos la puerta a las distracciones, a la incredulidad, a las voces que nos señalan para imposibilitarnos, y todos aquellos tratos que en un pasado hicimos con las tinieblas. Cuando cerramos la puerta, le estamos permitiendo a Dios que haga su voluntad y no la nuestra.
En la intimidad vamos a cerrar toda puerta que nos ha traído estancamiento y nos impiden seguir creciendo en Cristo. Y este es el trabajo del Espíritu Santo, sacar de nuestro corazón toda brusquita que se ha ido acumulando por causa de los traumas del pasado y hoy nos impiden seguir avanzando y creyéndole a Dios para el cumplimiento de sus promesas, pero hoy somos libres, en el nombre de Jesús.

Juan 8:36 RVR1960|Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Amado lector, no puedes cambiar tu pasado, pero si puedes permitirle al Señor que obre en tu presente y cumpla en tu vida el futuro que tiene diseñado para ti. No sigas retrasando tu llamado, ni mucho menos tus bendiciones y provisiones, porque cuando te decidas a cerrarle la puerta a todo aquello que te aleja de su presencia, vas a comenzar a experimentar su paz, que ya las emociones no te dominarán, sino que tu sabrás sostenerte y ver en Él tu protección y pronto auxilio en todo tiempo. Suelta todo aquello a lo que durante años te has aferrado y al día de hoy de nada te ha servido; no sigas peleando con tus fuerzas, cuando todo lo vas a poder en Cristo que te fortalece. Confía, sus planes son mejores que los tuyos. Amén.

Gálatas 5:13 NVI|Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor.

Que la gracia y el favor de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Con amor,
Fabio R. Ventura

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960
NVI| Nueva Versión Internacional

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s