PON TU FE EN JESUCRISTO

Hechos 3:3-6 RVR1960| Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. 4. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. 5. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. 6. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.

Cuando estamos llenos del Espíritu Santo, anhelamos dar de aquello que portamos, porque entendemos que el poder de Dios trasciende en lo sobrenatural para manifestarse en lo natural, por esto cuando Pedro y Juan se encuentran con este mendigo, sabían que la condición de ese hombre debía cambiar de manera inmediata. Él era cojo de nacimiento, pero no solo sufría una incapacidad física sino también mental, porque para él su condición era una limitante para progresar y ser productivo a la sociedad. Pero Dios que en su infinita misericordia, no hace acepción de personas, permite que este hombre se encuentre con sus siervos y estos le puedan mostrar el poder sanador del Espíritu Santo a través de la palabra.

¿Cuáles herramientas manifestaron ese milagro?

Debemos saber que todo hijo de Dios tiene al Espíritu Santo y si lo tenemos a Él, entonces tendremos todo lo necesario para manifestar ese poder que trasciende en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra. Lo que pasa es que en muchas ocasiones nuestra falta de intimidad con su Espíritu, nos hace menguar en la fe y esto nos impide creer en lo imposible para nuestras vidas.

¿Para que Dios te salvó y te hizo parte de su reino?
Muchos piensan que Dios es una llanta de repuesto, que solo la usan cuando tienen que solucionar un caso de emergencia. Pero en realidad Él te ha llamado para que conozcas que en este mundo todo es vanidad y que todo aquel que ha nacido de nuevo sepa que es coheredero por medio de Jesucristo. Permite que Dios te use para bendecir las vidas de todo aquel que ha perdido la esperanza y puedan sentir que el reino de los cielos ha llegado a sus vidas y les ha traído una nueva oportunidad.
Enfócate en el milagro; mientras muchos veían un mendigo y cojo postrado a la puerta del templo, Pedro y Juan vieron la oportunidad para que las maravillas de Dios se manifestarán en esa necesidad. No te enfoques en lo negativo de tu situación, pon tu mirada en aquel que va a romper los límites naturales para manifestar lo sobrenatural de Dios en tu necesidad.

Amado lector, dejemos de depender tanto de lo natural, porque esto nos limita a vivir condicionado a la situación del mundo, es tiempo de fortalecer nuestra fe y creerle a Dios para ese milagro, porque sin importar lo grande o difícil de la situación, Dios tiene todo poder para hacer lo imposible posible. Prepárate para ver la temporada más maravillosa de tu vida, donde los milagros sean parte de tu realidad y también en otros. Amén.

Hechos 3:9-10 NVI| Cuando todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios, 10 lo reconocieron como el mismo hombre que acostumbraba pedir limosna sentado junto a la puerta llamada Hermosa, y se llenaron de admiración y asombro por lo que le había ocurrido.

Que la gracia y el favor de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Con amor,
Fabio R. Ventura

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960
NVI| Nueva Versión Internacional

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s