VASIJAS REBOZADAS

2 Reyes 4:2-4 NVI| 2 —¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa? —Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite. 3 Eliseo le ordenó: —Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas. 4 Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte.

La Biblia nos enseña a través de la historia de esta viuda, las bendiciones que se pueden desatar cuando corremos al lugar correcto en tiempo de crisis. Ella supo donde encontraría la respuesta a la angustia que estaba experimentando por causa de la amenaza que recibió del acreedor, porque son precisamente esos momentos difíciles que Dios usa, para revelarse a nuestras vidas y llenarnos de su Santo Espíritu.

¿QUÉ PROVOCÓ LA AFLICCIÓN EN ESTA VIUDA?
Notemos esto: Cuando le llegó la amenaza de acreedor, ella no paralizó, sino que se movió hacia el lugar correcto, porque cuando has visto actuar a Dios en el pasado, sabes que esta no será la excepción y que la respuesta la encontrarás si te diriges a Él, aunque pareciera que en tu casa no hay nada que pueda ser útil al servicio de Dios. Cuando ella llegó hasta donde se encontraba el profeta Eliseo, él ya tenía las instrucciones que la llevarían a ella a ver una multiplicación exponencial del aceite. Y esto suele pasar, Dios ya tiene todo preparado para darnos ese milagro que necesitamos, pero debemos determinarnos a salir del dolor y correr a los brazos de Jesús, porque es allí donde encontraremos nuestro refugio.

EL ACEITE ABUNDARA EN TU CASA
Cuando el profeta Eliseo le pregunta a la viuda de que tenía en su casa, ella respondió: Una vasija con un poco de aceite, y fue esto que se escuchaba tan insignificante y poco, lo que desencadenó una multiplicación sobreabundante que las vasijas que habían sido prestadas a sus vecinos, las que se llenaron en su totalidad, todas fueron usadas.

Amado lector, vuelve a buscarle en intimidad, porque es allí donde verás su gloria en tu vida y en tu familia. Dios te ama sin importar el proceso que atravieses, su amor es tan incomparable, que en ocasiones Él puede permitir el proceso en nuestras vidas, para que nuestra fe sea fortalecida y nuestro espíritu sea uno con El. Dios no es un dios de pequeñeces, sino de cosas grandes y sobrenaturales, y aquellos que le creen, su gloria verán. Amén.

Que la gracia y el favor de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Con amor,
Fabio R. Ventura

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
NVI| Nueva Versión Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s