EL PODER DE LA ORACIÓN EN TIEMPOS DE ESCASEZ

1 Reyes 18:41-43 RVR1960| Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye. 42. Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. 43. Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces.

Cuando Dios elige a un hombre o mujer, para una asignación específica, no solo se la asigna, sino que también lo encamina hacia esa misión. El profeta Elías tenía como asignación demostrar el poder de Dios a todo el pueblo de Israel, para que este se volviera nuevamente a adorar a Dios y entendiera que el poder de Dios estaba por encima de toda limitación humana, demostrando que los dioses de baal jamás podrían manifestarse en un territorio donde se ha establecido su presencia y hay un hijo de Dios que así lo cree. Quiero que veamos esto desde el punto de vista de la iglesia representadas por Acab y Elías.

1- PERSEGUIDO POR EL ENEMIGO
Mientras la crisis era muy fuerte en el pueblo de Dios por causa de su desobediencia, Acab se encontraba persiguiendo al profeta Elías, pensando que la situación por la que estaban pasando era culpa del profeta y no el resultado de sus malas conductas; pero esto no era todo, recordemos que todos al igual que Elías estaban atravesando por ese tiempo de sequía, pero la pregunta aquí sería ¿Donde se encontraba Acab mientras Elías oraba en el monte Carmelo? La respuesta es simple y la misma Biblia lo relata, se encontraba comiendo y bebiendo mientras la sequía estaba consumiendo a su pueblo ¿Se parece a la situación actual de algunas iglesias? Así que debemos mantenernos alerta, porque en ocasiones el ser humano se entretiene en lo superficial y comienza a enfocarse en competir con otra congregaciones, ocupándose de tener el templo más lujo, cuando dentro de la misma congregación el enemigo está ganando territorio robandose las almas, porque su único objetivo es destruir el cuerpo de Cristo.

2- UNA IGLESIA DE RODILLAS
El profeta Elías entendió que la sequía sólo sería quitada cuando se levantara altar de oración al Dios Todopoderoso. Pero notemos esto: ¿Porque Dios envió la sequía? Porque este fue el instrumento que usó para demostrarle al mundo y a su propio pueblo que solo Él es soberano y poderoso, que nada pasa sin que Él así lo permita. Entonces esa sequía tenía un propósito divino y este era provocar un impacto en el corazón y la conciencia del ser humano, para que estos se volvieran de sus malos caminos y reconocieran su pecado. ¿Hacia donde se está inclinando tu corazón? En aquello que está entreteniendo a las congregaciones mientras el enemigo gana terreno o en aquella que se postra sobre su rodillas y humilla su corazón ante Dios reconociendo su pecado para que pare la sequía. Porque si nos damos cuenta al profeta nunca le faltó nada en tiempos de sequía, Dios en todo tiempo proveyó para sus necesidades.

2 Crónicas 7:14| si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Amado Lector, no puedes seguir dándole la espalda a Dios, sabiendo que en un pasado hizo cosas extraordinarias contigo y tu familia, aunque lo que hoy estás viviendo te haga creer que la crisis te está devorando, es la desobediencia la que te ha cerrado las ventanas de los cielos, así que no temas, regresa a su presencia, reconoce tu pecado y vuelve a levantarte, porque el objetivo principal del enemigo es mantenerte atado a los dioses de baal y te pierdas las grande bendiciones que Dios tiene para ti. Edifica nuevamente tu altar, provoca que la lluvia descienda sobre tu casa, porque la misma hará florecer los campos que una día la sequía marchito. Por esto oro al Padre para que puedas creerle en tiempos difíciles; Él puede hacer su intervención divina y tú puedas experimentar su misericordia que es nueva cada mañana. Amén.

1 Reyes 18:45-46| 45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. 46 Y la mano de Jehová estuvo sobre Elías, el cual ciñó sus lomos, y corrió delante de Acab hasta llegar a Jezreel.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.
Fabio R. Ventura

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s