LA ORACIÓN MUEVE LOS MONTES

Marcos 11:22-24 RVR1960| Respondiendo Jesús, les dijo:  Tened fe en Dios. 23.  Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. 24.  Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Dios hace cosas extraordinarias, con personas como tú y yo que estamos dispuestas a creerle. Y aunque siglos han pasado desde que Jesús nos dejó esta enseñanza, su palabra sigue teniendo el mismo poder y autoridad, para creer que aún en estos tiempos esa montaña que te ha estado impidiendo que veas las maravillas de Dios manifestada, se puede mover. 

Jesús en estos versículos nos da una maravillosa lección sobre la oración, y nos habla que la oración solo necesita tener fe para que el milagro ocurra. Puedes orar mucho, pero sin fe es imposible obtener una respuesta del cielo. Es por esto que quiere compartir estos puntos que puedes tomar en cuenta a la hora de orar. 

LA ORACIÓN DEBE ESTAR ACOMPAÑADA DE FE

Santiago 1:6-7 |Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 
El apóstol Santiago nos lo aclara mucho más en estos versículos,  que todo aquel que pide debe creer que Dios es Poderoso para hacer aquello que le estás pidiendo.  Muchos dicen en sus oraciones: Dios mío si puedes haz esto o aquello; y esta no es una oración que agrade a Dios,  Él es Omnipotente, es Todopoderoso y tiene todo el poder para hacer lo imposible posible,  así que cuando ores por tu milagro, primero alimenta tu fe con su palabra y después levanta tu oración creyendo que hecho está. 

EL TIEMPO NO DETERMINA TU MILAGRO

Algunos en ocasiones llegan a creer que el pasar largas horas repitiendo el mismo monólogo hará que Dios responda. No tengo nada en contra de orar por muchas horas, lo que sí está mal es que tus palabras se vuelvan tan vacías y repetitivas que termines dormido y sin frutos. Orar es hablar con Dios, es desnudar tu corazón, expresarle las cosas tal y como la sientes. Aprende a contarle lo que verdaderamente estás sintiendo, porque es allí donde experimentaras una verdadera presencia de su Espíritu Santo y una llenura sobrenatural de su poder. 

ORA CONFORME A SU VOLUNTAD
Todo aquel que es hijo de Dios  debe procurar ligar su corazón al suyo, a tal punto que los dos sean uno, es la única forma de orar en su voluntad. Cuando aprendes a experimentar su presencia, anhelaras pasar mucho más tiempo con Él, y entenderás que si el milagro aún no ha ocurrido, en su voluntad y tiempo perfecto ocurrirá. Muchos en ocasiones no reciben porque piden mal… ¿Estás seguro que tu oración está alineada a la voluntad de Dios?

Amado lector, Dios tiene muchas cosas para entregarte, pero estas solo ocurrirán en tu altar de oración. Así que ya es tiempo de que sueltes el entretenimiento y tomes la oración en serio, porque tus montañas se moverán de rodillas, porque cuando un corazón cree en su palabra, el milagro se manifestará en público.  

Mateo 6:6 RVR1960| Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. 

Fabio R.  Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s