CONECTANDO NUESTRO OÍDO A LA VOZ DE DIOS

Génesis 26:1-3 NVI| En ese tiempo hubo mucha hambre en aquella región, además de la que hubo en tiempos de Abraham. Por eso Isaac se fue a Guerar, donde se encontraba Abimélec, rey de los filisteos. 2 Allí el Señor se le apareció y le dijo: «No vayas a Egipto. Quédate en la región de la que te he hablado. 3 Vive en ese lugar por un tiempo. Yo estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tu descendencia les daré todas esas tierras. Así confirmaré el juramento que le hice a tu padre Abraham.

Isaac es un hombre que nos enseña la importancia de la obediencia a la palabra de Dios y es que no podemos movernos de territorio por emoción, sino por mandato divino. Cuando nuestro oído está conectado con el cielo, la tierra nos favorece en todo lo que hacemos, porque lo natural o lo creado, le debe obedecer al creador.

Notemos esto: Isaac decide salir para Egipto, no porque él tuviera escasez, o porque no le hiciera falta algo, sino porque la tierra estaba pasando por un momento de crisis, y es en este punto donde debemos diferenciar bien estos aspectos, porque la tierra puede estar en crisis, y pero a ti no te faltará nada.


La Biblia nos enseña en el Salmo 23:1, que nada nos faltará. Así que la pregunta aquí sería: ¿Qué lo motivó a tomar esta decisión? A él lo motivó la situación natural, que al mirarla lo único que podía sentir era un poco de angustia e incertidumbre pensando que a él también lo afectaría; pero si nuestras decisiones son guiadas por su palabra, aunque la tierra esté en crisis, nuestros graneros seguirán estando prosperados y bendecidos por Dios.

OBEDECIENDO SU PALABRA
Hay una gran diferencia entre escuchar, entender y obedecer. Hoy se tocan diversidad de temas en nuestras congregaciones, pero pocos son aquellos que meditan y obedecen su palabra. La palabra nos dice en Santiago 1:22 No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.
Imaginemos que Dios le habla a Isaac, pero él no le obedece y desciende a Egipto ¿Cómo crees que le habría ido allá? Seguramente mal, porque estaba fuera de la voluntad de Dios; y en ocasiones puede sucedernos esto, que por temor a la crisis que nos rodea, dejamos la fe a un lado y no obedecemos a su palabra, y terminamos siendo procesados por nuestras malas decisiones.

Amado Lector, Dios está contigo en todo tiempo y aunque el mundo anuncie crisis, tu aferrate a su promesas y permanece obediente a la palabra, porque es allí donde experimentaras la supremacía de Dios; y aunque muchos no crean en ti, Él te ha escogido como un instrumento útil en sus manos, para proyectar su divinidad a través de lo que hará por ti y los tuyos. Así que creele a Dios y sus señales verás. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
NVI|Nueva Versión Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s