SOLO EN JESUS HAY SALVACION

Juan 4:10-12 RVR1960| Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12. ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?

Si algo me gusta de nuestro Señor Jesucristo es que siempre tiene algo para darnos, y sobre todo cuando se trata de rescatarnos de las garras del enemigo. La mujer de este pasaje bíblico muy posiblemente no era una mujer acta para alcanzar el perdón y la expiación de sus pecados según los religiosos de la época; pero Jesucristo no se fijó en lo que decía su pasado o la etiqueta de promiscua o adultera con la que muchos la conocían, sino que Él vió más allá de lo ella reflejaba. Él veía una alma encarcelada en la prisión del enemigo, que necesitaba ser liberada y Él vino a darle esa libertad.

Y su amor en estos tiempos no ha cambiado, Él sigue esperando por ti, desea conversar contigo y poder hacerte libre de todo yugo de opresión y cautividad que el enemigo te ha querido mantener durante todos estos años. Tú fuiste comprado a precio de sangre y cada gota que Él derramó en la cruz del Calvario, lo hizo para quitar de ti la condenación eterna. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos. (Hebreos 13:8)

En ocasiones el ser humano no logra encontrar la libertad de su opresión, porque la religiosidad es rápida para juzgar y señalar sus faltas o errores; pero no es ha estado a lo que Dios nos ha llamado, sino a amar a nuestro prójimo y a mostrarle que Él les puede regresar la paz y libertad que el mundo no les puede dar, y aunque sientas que los ataques del enemigo son constantes, tu sigue perseverando, porque ya el Señor Jesucristo te dió la victoria.

Amado lector, Puede que hayas probado muchas cosas y ninguna de ellas haya podido llenar el vacío que hay en tu corazón, porque sólo Jesús puede hacerlo, así que invitalo a tu vida, Él está a la puerta y llama y si alguno le abre, Él entrará y sanará tu corazón. Así que no aceptes las palabras de condenación o señalamiento que otros te puedan dar, porque Jesús ya te hizo libre. ¡Aleluya!

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas
RVR1960|Reina-Valera 1960

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s