JEHOVÁ TE FORTALECERÁ EN MEDIO DE LA TORMENTA

Mateo 14:28-31 RVR1960| Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. 30. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! 31. Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Dios nos sigue hablando, y lo vemos en este poderoso mensaje que el Espíritu Santo nos quiere transmitir a través de la situación que vivió Pedro estando al lado de Jesús. Pedro muestra su valentía y determinación en seguir a Jesús, fue el único que se atrevió a salir de la zona de confort y experimentar el poder sobrenatural de nuestro Señor Jesucristo. Pero, ¿Qué pasó en el trayecto?.. Lo que a muchos nos podría pasar, y fue desviar la mirada de Jesús y poderla en la tormenta. Él se movió en base a la palabra dada por Jesús, y camino en fe, sosteniéndose de ella, pero lo que su carne estaba sintiendo, le hizo experimentar el temor y desconectarse de Jesús. Y lo primero que debemos tomar en cuenta es quién era Pedro para Jesús, la importancia de su llamado para la iglesia de Jesucristo y las poderosas promesas que habían sobre su vida.


Entendiendo esto podemos llegar a la conclusión que Dios tenía grandes propósitos con la vida de Pedro, así que una tormenta no podría acabar con él; porque cuando Dios tiene propósitos con alguien, está ligado a Él y su misma presencia va por delante, guardandole de todo aquello que pareciera estar desviandole de los planes de Dios. Entonces no quiero decir que no habrá tormentas, sino que en medio de cada desafío, Él estará contigo y te librará, aunque tú aún no lo puedas ver.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES PARA SUPERAR LA TORMENTA

1- FE EN LAS PROMESAS DE DIOS
Cuántas veces escuchamos esta expresión y pensamos que la fe es quedarse quieto y esperar en Dios, cuando la Biblia nos dice en Santiago 2:26|Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. Notemos esto; cuando Pedro sale de la barca no lo hace en su propias fuerzas, sino que le pide a Jesús que le permita hacerlo, en otras palabras Pedro está recibiendo respuesta a su petición, pero aún así, cuando su mirada se enfocó en los vientos y no en Jesús, este empieza a hundirse. Y he aquí lo que el Espíritu Santo quiere decirte: «A pesar de que creas en la promesa de Dios, tu mirada no puede enfocarse en lo que hoy atraviesas«.

2 – NO TE DEJARÉ, NI TE DESAMPARARE
Muchas veces cuando se recibe una palabra de parte de Dios, te determinas y empiezas super emocionado, enfocado, orando, creyendo en lo que Dios hará pese a todos los desafíos que estas enfrentando, pero cuando ves que el tiempo pasa, que los días se convierten en meses y los meses en años, y no vemos el cumplimiento de la promesa, tendemos a bajar la oración, y a darle cabida a la duda, porque tu entorno, quiere superar la palabra que Él te dió, pero hoy el Señor quiere recordarte que Él ni te dejará, ni te desamparará, y sus promesas las cumplirá, porque todo lo que has tenido que atravesar, han sido porque sus fuerzas te han sostenido, no las tuyas. Así que no te rindas, y levántate, porque el Señor no te ha dado espíritu de cobardía, sino de autoridad y dominio propio. No estás solo, y contigo, está el Dios grande y poderoso, quien cumplirá cada una de sus promesas en su tiempo y conforme a su voluntad.

Amado lector, resiste a esos vientos contrarios, no sueltes la oración, porque pronto pasaran y verás a Dios actuando a tu favor. Y pese a la tormenta, saldrás caminando de las aguas sostenido de su brazo, porque sin Él no podrás llegar a tu destino. Soporta, no desistas, porque aquellos que perseveren hasta el final, verán su mano obrando en lo ordinario, de manera extraordinaria. Dios es un Dios de milagros, y Él aún los sigue haciendo en aquellos que lo creen. Amén.

Efesios 1:19-21 DHH| 19 y cuán grande y sin límites es su poder, el cual actúa en nosotros los creyentes. Este poder es el mismo que Dios mostró con tanta fuerza y potencia 20 cuando resucitó a Cristo y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, 21 poniéndolo por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío, y por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas
RVR1960|Reina-Valera 1960
DHH| Dios Habla Hoy

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s