21 DÍAS DE AYUNO & ORACIÓN:ANHELANDO UNA VIDA DE ORACIÓN

Marcos 1:35-39 RVR1960| Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. 36 Y le buscó Simón, y los que con él estaban; 37 y hallándole, le dijeron: Todos te buscan. 38 El les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido. 39 Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.

Esto es lo que verdaderamente debemos anhelar como hijos de Dios: Una vida de oración, donde nuestras primeras palabras por el nuevo día sean de agradecimiento hacia el Dios Todopoderoso y misericordioso que nos brinda una nueva oportunidad de vida, un nuevo día para emprender o continuar con lo que se ha planificado. Anhelar una vida de oración, es saber que dependemos de Dios, y sólo en Él podremos hallar la respuesta a cada una de nuestras necesidades. Anhelar más de su presencia, es conectarnos con el Padre y volvernos uno con Él.

Cuando llevamos una vida de oración caminamos llenos del poder de Dios, nos sentimos gozosos, nos sentimos indetenibles y confiados en lo que Dios hará y nos sentimos tan complacidos, cuando somos el instrumento que Dios usa para bendecir a otros.

Anhelar su presencia es envolvernos de su fragancia y portar el aroma y la unción de su Espíritu Santo. Cuando el Señor se fijó en ti, no se equivocó, lo hizo porque sabía que el espíritu que tú portas es diferente, y en medio de todo lo que puedas estar enfrentando, sabe que podrás vencer las batallas y las tormentas que se te han levantado para impedir que tu propósito se cumpla.

Notemos esto, Jesús nos enseña a que cada día muy temprano Él se levantaba a buscar intimidad con su Padre Celestial; porque sabía que esa intimidad, sería la antesala para ir a enfrentar la multitud que lo seguía, pero también para soportar los ataques de los perseguidores. La pregunta sería: Si Jesús siendo Dios dependía de su vida de oración cada día ¿Cuánto más nosotros? Pero el problema es que hoy muchos están más enfocados en la exaltación, que en la intimidad, y en buscar palabra de hombres, cuando la Biblia está llena de tantas promesas, pero también correcciones y condiciones para que esas promesas se cumplan.
Queremos una vida de bendición, pero cuando se les toca temas sensibles como el adulterio, la fornicación, el concubinato, el maltrato psicológico y/o físico hacia la pareja, entonces ya no, ya nos tachan de religiosos.

Si volvieramos a la intimidad con Dios, nos enfocaríamos más en llevar una vida que le agrade a Él, en vez de buscar el agrado y la aprobación de los hombres.

1- DESARROLLA UNA VIDA DE ORACIÓN
Para desarrollar una vida de oración, necesitas memorizar estos dos puntos importantes: Disciplina y Entrenamiento. Nadie que no le pone límites a su tiempo, podrá desarrollar una vida de oración, porque entendemos lo astuto que es el enemigo y como opera; este siempre tratará de robarte el tiempo que debes pasar en la presencia de Dios, y desistas de orar. Aprende a marcar límites en tu vida diaria, el éxito depende del esfuerzo y el tiempo que le dediques; si sabes que sólo puedes ver redes sociales una hora al día porque debes entrar en oración mucho más tiempo, entonces sujeta tu carne, Dios te ha dado dominio propio, y determinate a mantener enfocado en el objetivo que deseas alcanzar. Hay mucho entretenimiento a tu alrededor, pero de ti depende, que tan lejos quieres llegar. Dios no obliga a nadie a pasar tiempo con Él, pero cuando anhelamos más de su presencia, más de Él vamos a tener.

2- LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO
¿Por qué Jesús tuvo tanto éxito en su ministerio? Porque Él dependía de su vida de oración y comunión con su Padre. Este es el secreto del éxito en la vida cristiana, que dependas mas de Dios y menos de ti mismo. Él tenía toda autoridad sobre los demonios y las enfermedades, porque el poder de Dios fluía de Él. No sigas perdiendo el tiempo peleando con tus fuerzas, pídele al Espíritu Santo que te llene de Él, estás enfrentando un enemigo vencido, pero si te descuidas, puede robarte el territorio que ya has conquistado. Así que empieza a disciplinarte en tu tiempo de oración, porque grandes cosas hará el Señor con tu vida y a través de ti.

Amado Lector: Una vida de oración requiere esfuerzo y disciplina, pero esto no lo puede hacer Dios por ti, ciertamente Él te dará las fuerzas, y todo lo necesario para hacerlo, pero debes enfocarte en lograr los propósitos que Dios tiene para tu vida. No es tiempo de renunciar, sino levantarse y anhelar una vida de oración, porque todo lo que deseas dependerá de la medida que estés dispuesto a entregar. Muchos están esperando que mengues, y renuncies, pero es Jehová quien te llena de sus fuerzas y te exaltará en público. Sigue orando, aunque no veas la respuesta mantente conectado a la vid verdadera que es Jesucristo, porque es allí donde mantendrás tu altar encendido.

Mateo 6:6 RVR1960| Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas
RVR1960|Reina-Valera 1960

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s