21 DÍAS DE AYUNO & ORACIÓNRESTAURANDO LA COMUNICACIÓN FAMILIAR

Génesis 3:1-3 NVI | 1 La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer: —¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? 2 —Podemos comer del fruto de todos los árboles —respondió la mujer—. 3 Pero, en cuanto al fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: “No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirán”.

La comunicación es tan importante en el hogar, que desde el principio de la creación vemos como Adán y Eva se relacionaban tan bien con Dios, que Él les entregó directrices y le dio asignaciones, para que enseñorearán la tierra de tal manera que pudiera hacer de ella su paraíso. Pero también le dio límites, los cuales debían obedecer, y la serpiente que era el animal más astuto del lugar, logró engañar a Eva, llevándola a tergiversar y malinterpretar las palabras dadas por Dios, de tal manera que acarreó para ellos maldiciones que nos han seguido de generación tras generación; porque el prestarle oídos al enemigo, puede acarrear para tu hogar maldiciones e incluso destrucción de la misma.

Quiero que observemos estos tres puntos cuando nos estamos comunicando

1- LA COMUNICACIÓN CON DIOS
Nuestra comunicación con Dios debe ser constante, y con un corazón humilde ante su presencia, dispuesto a ser moldeados por Él, para mantenernos conectados con su presencia, y no desviarnos de su presencia y del propósito que Dios tiene con nuestra familia.

2 – LA COMUNICACIÓN CON MI PAREJA
Cuando se disminuye la vida de oración familiar, es muy probable que la comunicación entre los esposos, también comience a disminuir, y sea aprovechado por el enemigo para inyectar pensamientos que vayan en contra de los valores y límites que se deben respetar entre los cónyuges. Notemos esto, ¿Dónde se encontraba Adán mientras Eva estaba teniendo este tipo de conversaciones con la serpiente?… Es allí donde nosotros como cabeza de nuestro hogar, debemos asumir el rol que Dios nos ha entregado y proteger el Huerto de la serpiente, porque esta es astuta, y va a tratar de infiltrase, para inyectar su veneno, y traer deterioros en el hogar. Y aunque Eva comió primero del fruto, Adan también tiene la misma responsabilidad por no ver lo que se había camuflado en su hogar.

3- LA COMUNICACIÓN CON MIS HIJOS
En ocasiones pensamos que nuestro hijos saben aquello que les corresponde hacer, y creemos innecesario conversar con ellos, porque tendemos a confundir que si proveemos para sus necesidades, ya nos estamos comunicando con ellos. Pero que lejos estamos de la realidad, porque así como tenemos necesidad de comunicarnos con Dios y con nuestros cónyuges, nuestros hijos también necesitan de nuestros dos oídos para que le escuchemos y podamos guiarlos hacia que decisiones tomar.

Si le ofrecemos a otros el mismo tipo de interés que deseamos que ellos nos pongan a nosotros, podremos mantener una comunicación bilateral y no unilateral. No somos señales de tránsito, donde solo deseamos que se nos obedezca, necesitamos aprender a escuchar a nuestros hijos, e incluso Dios nos puede hablar por medio de ellos. Así que no te cierres a la comunicación con ellos, porque hay tanto que entre ambos pueden poner en práctica, que sería enriquecedor para sus vidas y tu familia.

¿EN MI CASA NO TODOS CAMINAMOS POR FE?
Hay muchos que pueden encontrarse en esta misma situación que tú, pero que esto no sea un motivo para dejar de orar y reflejar el amor de Cristo en ti por ellos, porque incluso la misma palabra nos habla que mi casa y yo seremos salvo, y sus promesas no han pasado, siguen vigentes hasta la venida de Cristo.

Amado Lector, ¿Cuántas familias se destruyen por la mala comunicación? Muchas, y más en estos tiempos que vivimos, donde hay cosas que nos roban el tiempo, y nosotros lo hemos permitido. Por esto nuestro consejo en este día de ayuno es que le pidas a Dios que te otorgue una buena comunicación con tu familia, donde puedas expresarse lo que sienten sin ser juzgados, donde cada uno se comprometa a preocuparse por el otro, y a mantener una relación de oración con Dios. Porque al mantener a Jesucristo como el centro de nuestro hogar, nuestra familia empezará a experimentar la verdadera paz y el amor, que solo Jesús nos sabe dar. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas
NVI | Nueva Versión Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s