Y DE REPENTE… LA GLORIA DE DIOS CAYÓ

Hechos 16:25-26 RVR1960| Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Que maravillosa historia y cuanto podemos aprender de ella. Unas de las cosas que más nos cuestan es orar y creer en el cumplimiento de las promesas en tiempos de fuertes procesos; y es que en ocasiones las circunstancias del momento nos absorbe tanto, que solo nos enfocamos en el panorama que nos rodea; pero aquí resalto la acción de Pablo y Silas, quienes llevaron su situación al ambiente espiritual y celebraron la victoria antes del cumplimiento, porque la oración y adoración en tiempos de crisis son el complemento perfecto que acompañan tu fe para la manifestación de tu milagro. ¡Que hermoso es nuestro Dios!

En ocasiones Dios permite que nos sintamos acorralados, con las salidas agotadas, para que recurramos a la oración y Él pueda crear caminos en medio de la nada e incluso hará descender la lluvia para refrescarnos.

Notemos esto: ¿Que provocó la oración de Pablo y Silas? Que se manifestara un de repente de Dios; y sus de repentes no son al azar, son antecedidos por el silencio ensordecedor en el que muchas veces Dios nos introduce, para que aprendamos a depender más de Él y menos de nuestras habilidades.

Permíteme decirte que los de repente de Dios llegan en el momento correcto, irrumpiendo en lo natural, para manifestar lo sobrenatural de Él. ¿Estás atravesando por una temporada donde solo escuchas el silencio de Dios?, entonces prepárate, porque eres un potencial candidato para recibir la manifestación de Dios. Él no se equivoca, Él prepara guerreros en medio de batallas y tú haces parte de su ejército. Así que no tengas temor de lo que estás viviendo, porque de allí saldrás fortalecido y entrenado para ayudar a otros a edificarse.

Cuando los cimientos de la cárcel se sacudieron, ese fue el indicio de que Dios estaba en el asunto y la fe que tenían puesta en Él fue lo que provocó su de repente en el calabozo de más adentro. No te sorprendas si tu situación empieza a cambiar positivamente, porque Dios nunca te dejará solo en medio de lo que estás pasando.

Amado lector, Muchos eran los hombres que se encontraban allí privados de libertad, pero solo Pablo y Silas marcaron la diferencia, no por sus propias fuerzas, sino porque portaban la presencia del Espíritu Santo en ellos. Quizás en algunas ocasiones te han dicho que hay algo diferente en ti, y es la gracia y el favor de Dios que portas; así que no tengas temor de los conflictos o situaciones que puedas estar atravesando, confía en su poder sobrenatural manifestándose a favor tuyo y de tu familia. Así que descansa en Dios, y sigue orando y adorando en su presencia a pesar que el camino se sienta más difícil de transitar, porque no estarás por siempre en el calabozo. sino que de repente se estremecerán y se derribaran los obstáculos que se hayan interpuesto en tu camino, para impedirte que puedas llegar al destino que el Señor tiene trazado para ti. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas
RVR1960|Reina-Valera 1960

3 comentarios sobre “Y DE REPENTE… LA GLORIA DE DIOS CAYÓ

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s