A PRUEBA DE FUEGO

Hechos 7:58-60 TLA| lo arrastraron fuera de la ciudad, y empezaron a apedrearlo. Los que lo habían acusado falsamente se quitaron sus mantos, y los dejaron a los pies de un joven llamado Saulo. Mientras le tiraban piedras, Esteban oraba así: «Señor Jesús, recíbeme en el cielo.» 60 Luego cayó de rodillas y gritó con todas sus fuerzas: «Señor, no los castigues por este pecado que cometen conmigo.»

Mientras leemos las sagradas escrituras encontramos hombres y mujeres que nos inspiran, y ayudan a nuestro crecimiento espiritual, y uno de estos hombres que queremos resaltar en el día de hoy es el primer mártir de la Biblia: Esteban, un hombre que nos enseñó que en medio de toda prueba de fuego, hay que seguir mostrando el amor de Cristo hacia los que nos hieren, e incluso orar por ellos.

Sabemos que la causa por la cual apedrearon a Esteban fue el producto de una mentira, una falsa acusación, que llenó al pueblo judío de odio al ver la respuesta de este hombre quien nunca se defendió él mismo, sino que defendió el evangelio de Jesucristo. Pero, ¿Cómo reaccionarías ante una ofensa? ¿La prueba de fuego está sacando lo mejor de ti?

Nuestra prueba de fuego es en el carácter, podemos predicar muy lindo y pasar el día diciendo soy un cristiano consagrado, pero todo esto que nuestros labios están confesando se pondrá a prueba cuando recibimos una ofensa, calumnia, o humillación, y allí se revelará de que estamos llenos verdaderamente.

Esteban estaba tan lleno de la presencia del Espíritu Santo que podía sentir amor e interceder por sus verdugos, y esta fue la clave que lo llevó a soportar el dolor, las piedras y las falsas acusaciones; nada de esto podrían ocasionar amargura en su corazón. En ocasiones Dios permite los vituperios y las lenguas acusadoras en nuestra contra, para probar nuestra reacción, y ver si estamos o no preparados para subir al siguiente nivel, que nos llevará a conquistar nuevos territorios con el poder y la autoridad dada por medio de su Espíritu Santo.

SIENDO IMITADORES DE ESTEBAN
Muchas veces el problema no son los ataques que podamos recibir de alguien que ha sido usado por el enemigo, sino la manera en la que reaccionamos ante las ofensas, porque esto hablará de nuestro testimonio y de la llenura que tenemos del Espíritu Santo. Esteban mientras era lapidado, se mantuvo de rodillas, orando y clamando a Dios, porque su fe en Jesucristo, le permitía mantener su enfoque en la cruz y no en los golpes que estaba recibiendo.

Amado Lector, hay momentos en los que te vas a sentir que las circunstancias están por encima de lo que tu humanamente puedes hacer posible, pero es en medio de ese proceso que estás viviendo que vas a poder ver el amor y la misericordia de Jehová a tu favor. No apartes tu mirada de Jesucristo, porque Él es quien te sostiene en medio de toda angustia y dolor. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes, Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
TLA | Traducción en lenguaje actual

2 comentarios sobre “A PRUEBA DE FUEGO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s