LA PROMESA DE MI PADRE SE CUMPLIRÁ

Lucas 24:49 RVR1960| He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

Cuando Jesús caminó con sus discípulos, les habló de la promesa del Espíritu Santo y les dijo que era necesario que Él partiera para que les fuera enviado el consolador a ellos. Pero al morir Jesús a muchos de los discípulos se les olvidó esta promesa, y se fueron a sus antiguos oficios.

En la Biblia encontramos en el libro de Juan 21:3|Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Esto nos puede pasar a todos, cuando empezamos a ver las circunstancias con la vista y no con ojos de fe.

¿Cuántas veces el proceso logra que nos olvidemos de las promesas dadas por Dios? Así que si Jesús te dio una promesa tenga la convicción que Él la cumplirá. Debemos no solo poner nuestra confianza en Él, sino aprender a valorar aquello que ya nos dio y el regalo más preciado que hemos recibido después de la salvación, ha sido la llenura de su Espíritu Santo.

¿ESTÁS VALORANDO EL REGALO DADO POR DIOS?

Muchos nos afanamos por guardar las cosas efímeras o materiales, pero lo que realmente debemos procurar guardar es la relación con su Espíritu Santo. En ocasiones no somos usados por Dios, porque no estamos conectados con Él y su deseo es que usemos lo que Él nos entregó para bendecir la vida otros, anunciandoles que Jesucristo les ama y desea perdonar sus pecados, borrar su pasado, restaurar su presente y transformar su futuro, pero necesitamos ser el portavoz de este mensaje, a los que aún se mantienen atados por las tinieblas.

La promesa está condicionada, y es allí donde muchos desertan, porque solo quieren los beneficios, más no el camino que deben transitar para obtener la misma. Y podemos ver muchos ejemplo en la Biblia y quiero resaltar lo que nos dice Efesios 6:2-3| Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra, y lo que Dios nos está hablando claramente es que si no honramos a nuestros padres, no podemos pretender que la otra parte de su promesa se cumpla.

Jesús le dijo a los discípulos que debían esperar en la ciudad de Jerusalem hasta que fueran llenos del poder de Dios, no que regresaran a sus antiguos empleos; así que Amado Lector, aprende a seguir las directrices dadas por Dios, a moverte en su tiempo y a saber esperar en su voluntad. Dios está listo para bendecirte y cumplir cada una de sus promesas, pero mi pregunta sería: ¿Tú estás listo para recibirlas?. Medita en ello y permite que el Espíritu Santo llene cada área de tu vida. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes, Amén.
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
Reina-Valera 1960 |RVR1960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s