LAS ARMAS DE NUESTRA MILICIA SON PODEROSAS EN DIOS

Efesios 6:12-14 TLA| Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual. 13 Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura completa! Así, cuando llegue el día malo, podrán resistir los ataques del enemigo y se mantendrán firmes hasta el fin. 14 ¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia de Dios los vistan y protejan como una armadura.

Poderosa promesa que el Señor nos da, para que enfrentemos los ataques del enemigo. Él claramente nos muestra que tenemos un enemigo declarado y este enemigo nos viene a atacar, para tratar de destruirnos, pero nosotros tenemos que vestirnos de toda la armadura de Dios, para resistir sus ataques, porque el mundo espiritual está cada día más tangible. Un grave error de los cristianos es no saber contra quien se está peleando y las armas que se deben utilizar para vencer en esta batalla.

El enemigo siempre tratará de hacerte ver que las personas que más cerca están de ti, sean las que te ataquen, las cuales en algunas ocasiones se dejan usar por el enemigo, para que no puedas llegar a vislumbrar que no son ellos, sino lo que está operando a través de ellos. Pero la raíz del problema muchas veces es espiritual, y no carnal, por tanto los debes atacar con las armas que el Señor te ha entregado, que son poderosas para frustrar y destruir los planes que el enemigo ha levantado en tu contra y en contra de tu familia. Así que no te dejes intimidar, porque ese enemigo hace más de dos mil años que fue vencido por Jesucristo en la cruz del calvario.

NO PELEES CON TU LENGUA, PELEA CON TUS RODILLAS
La guerra espiritual no se gana con palabras obscenas, ni mucho menos en un contraataque verbal, sino clamando de rodillas y vistiendote de toda su armadura (La encontrarás en Efesios 6:13-18). Notemos cómo el Señor nos quiere abrir los ojos para que podamos apreciar en detalle esta cita bíblica: La palabra No Luchamos que se tradujo aquí, quiere decir que no tenemos una enemistad, batalla o guerra de palabras o golpes físicos o con armas en contra nuestro prójimo, sino contra seres espirituales que habitan en este mundo, pero que nuestro ojo humano no logra ver, sino que se discierne por medio del Espíritu de Dios.

Miremos este ejemplo en el libro de Ester: Ester 4:15-16 TLA| Entonces Ester le mandó esta respuesta a Mardoqueo: 16 «Reúne a todos los judíos que se encuentren en Susa, y ayunen por mí, no coman ni beban durante tres días. También mis sirvientas y yo ayunaremos. Después de eso, me presentaré ante el rey, aunque la ley no lo permita. ¡Y si tengo que morir, moriré!» La reina Ester entendió que el ataque que su pueblo estaba sufriendo tenía un origen espiritual y que debía vencerlo antes en lo espiritual para que la victoria se manifestara en lo natural.

Nunca te enfrentes a tu oponente, sin antes conocer el territorio al que te estás introduciendo, porque aunque Ester conocía que Amán estaba al frente del ataque contra el pueblo de Israel, ella entendió que él solo era un instrumento del enemigo para tratar de destruir a su pueblo, por esto ella no fue a reclamarle, sino que lo vencio a través del ayuno y la oración, arriesgando todo, pero confió más en Dios, que en su posición de reina.

Que trato de decirte, la lucha que hoy estás enfrentando no es contra tu familiar, vecino, jefe o socio, sino contra el enemigo que se quiere mantener oculto, para mantenerte entretenida y no avances y poseas lo que el Señor te ha dicho que te ha entregado, así que deja de estar peleando con tus fuerzas, porque esa potestad de las tinieblas que se te ha estado oponiendo, será derribado con las armas espirituales.

Antes de sacar al hombre fuerte de su casa, debes atarlo, tal como nos enseña la Biblia: Marcos 3:25-27| 25 Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. 26 Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. 27 Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa.

Amado lector, Nunca puedes pelear con las armas naturales esta guerra, tienes un enemigo oculto que no quiere ser descubierto, así que deja de estar usando las armas equivocadas y revístete de toda la armadura de Dios, porque hoy en el Nombre de Jesús, todo principado y potestad que a estado deteniendo tu llamado, queda sin poder, y son destruidos esos altares que han levantado en contra de tu vida y de tu casa, hoy el enemigo tiene que retroceder y regresar todo lo que por años te ha robado. Es tiempo de levantarte y hacer guerra espiritual por tu matrimonio, por tus hijos, por tu familia, pero debes hacerlo de la forma correcta, con las armas correctas y en el territorio correcto, porque tu victoria es segura cuando peleas con el poder de Dios, y no es con tus fuerzas, así que dedicale más tiempo a la oración por tu casa, porque Jehová de los ejércitos está rompiendo con toda estrategia del enemigo en tu contra. Oro, para que tu hogar esté lleno de su Santo Espíritu, que la salvación de Jesucristo los alcance, que las puertas de los cielos sean abiertos a tu favor y que Dios traiga la mejor temporada, que jamás hayas vivido, en el Nombre de Jesús. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes, Amén.
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
TLA| Traducción en lenguaje actual
RVR1960 |Reina-Valera 1960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s