EN MEDIO DE LA VERGÜENZA VAS CAMINO A LA LIBERTAD

Juan 8:4-7 RVR1960| le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. 5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? 6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

En el devocional de hoy quiero que leamos juntos la historia de esta mujer, la cual no conocemos su nombre, pero sí conocemos cual era el pecado por el que la estaban juzgando los principales hombre de la ley. Estos hombres la trajeron delante de Jesús, y puedo pensar, que no la trajeron callada, sino que venía avergonzándola por todo el camino por el acto adúltero que había cometido. Vemos que a ella la traen sola, el hombre adúltero no está, y en ningún momento se hace mención de él; pero el objetivo principal de los estudiosos de la ley, no era solo desprestigiar a esta mujer, sino buscar la forma de tentar a Jesús citandole la ley, y poder tener argumentos para acusarlo delante de los principales de la sinagoga.

El camino hacia la libertad por medio de Jesucristo, en ocasiones suele ser rocoso y doloroso, porque en medio de todo ese proceso, Dios está trabajando en tu carácter y fortaleciendo tu fe.

DE MUERTE A VIDA
Puedo imaginar a esta mujer aterrorizada por el miedo, mientras estaba siendo llevada por sus verdugos para que la enjuiciaran y la acusaran de muerte; la vergüenza que pudo haber sufrido mientras era arrastrada por las calles de la ciudad como una adúltera, destruyendo su autoestima y la poca vergüenza que le quedaba. Pero, ¿Qué hay de bueno en esta historia?, lo bueno de todo este episodio fue el encuentro que tuvieron con Jesucristo, quienes viéndolo en el camino la llevaron para que Él la juzgara, ya que era tan conocedor de la ley como ellos, pero Jesús lo que hizo fue devolverle a esta mujer su valor, al decirle a sus acusadores que lanzara la primera piedra aquel que estuviera libre de pecado, y era tanto el pecado que les acusaba en sus conciencias, que no la lanzaron y cada uno regresó a su camino, y Jesús al ver que nadie la acusaba, alzó su mirada, y lleno de tanto amor, sus palabras hacia esa mujer causaron libertad, sanidad y restauración. ¿Crees que Jesus puede amarte tal y como eres? ¡Claro que sí!!!, y esto es lo que Él quiere que sepas en este momento, Él no te acusa, Él te ha hecho libre y la vergüenza que por un tiempo el enemigo a vociferado de ti, hoy el Señor la está restituyendo.

EN LIBERTAD ME HA PUESTO JESUCRISTO
Esto es una enseñanza para todas nosotros, quienes tendemos a juzgar y señalar el pecado de nuestro prójimo, sin detenernos a revisar si es cierto o no. Todos veían a una mujer pecadora inservible, mientras Jesús con sus ojos de amor miraba una persona gritando en su mirada misericordia, porque donde faltaban las palabras, puedo pensar que su mirada lo decía todo; y tenlo por seguro que este fue el día más difícil para ella, pero este hecho le trajo la libertad que ella nunca había experimentado, y esta fue el perdón de cada uno de sus pecados.
El proceso que hoy estás atravesando puede ser difícil, y aunque muchos piensen que es fácil, sólo quien lo está experimentando puede entender lo dolorosa que puede ser la situación que están viviendo. Pero no permitas que esto te desanime, ni mucho menos te haga renunciar, porque en medio de todo lo que estás allí viviendo, Dios está a tu lado y está obrando a tu favor. Confía, el Señor te restaurará, y sacará lo mejor de ti, porque su amor por ti va por encima de toda élite religiosa.

Amado lector, Jesucristo es el único que ha pagado el precio más alto por tu vida, fue tanto su amor y su misericordia por la humanidad, que cada gota que derramó en la cruz del calvario lo hizo para darte libertad, así que no te sientas desechada por los errores que has cometido, y mucho menos debes creerle al enemigo sus mentiras, cuando quiere traerte a memoria los título vergonzosos que una vez cargaste en el pasado, porque ya Jesucristo te hizo libre, y creo firmemente que en medio de todo esta metamorfosis que estás experimentando, ha sido para restaurar a los que hoy se sienten sin esperanza, porque eres reparador de portillos. Amén.

Juan 8:10-11RVR1960
10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s