LA VICTORIA DEL CRISTIANO

Salmos 51:11|NTV No me expulses de tu presencia y no me quites tu Espíritu Santo. El Rey David entró en un ayuno de siete días, pidiéndole a Dios que le concediera la vida de su hijo, pero mientras él lloraba y pasaba tiempo en oración, se dio cuenta que su corazón se había endurecido, y…