EL SECRETO PARA EL ÉXITO

Marcos 10:47-48 |NTV 47 Cuando Bartimeo oyó que Jesús de Nazaret estaba cerca, comenzó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!». 48 «¡Cállate!», muchos le gritaban, pero él gritó aún más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Tú fidelidad a Dios no se puede medir por las circunstancias que puedas…