TRANSFORMADO PARA SENTARTE A LA MESA DEL REY

Capítulo 6

2 Samuel 9:3 |RVR1960
El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.

Mefi-boset desde muy corta edad estaba destinado a pasar el resto de su vida bajo una maldición que le impedía ocupar la posición que Dios le había destinado, al igual que seguir siendo un hombre próspero, porque su descendencia era la de un rey, y no cualquier rey, su abuelo era el Rey Saúl. Pero vemos como el enemigo se interpuso en su camino y todo esto a lo que él fue creado, no lo había podido disfrutar.

royal-interior.jpg

Así vemos tantas personas, que son hijos del Rey de Reyes, y pareciera que no lo supieran, porque actúan de tal manera, que se han acostumbrado a vivir como mendigos, donde el enemigo los ha tenido engañados, pero la promesa de Dios, es más poderosa que todo engaño.

¡Aunque el enemigo se te oponga, los planes de Dios se cumplirán en tu vida!

¿Porque has perdido la esperanza? ¿Porque te has olvidado que eres hijo del Rey?

En la mente de Mefi-boset estaba llena de pensamientos de desesperanza, derrota, creyendo que Dios ya se había olvidado de él. Pero esto no era cierto, porque él estaba bajo pacto, y su identidad lo cubría; aunque el mendigaba, había una promesa de Jesús en su vida, la cual vendría a cumplimiento. ¡No pierdas la esperanza, Dios aún no ha terminado contigo!

En estos tiempo puedes estar aún viviendo con limitaciones, donde ocupas un lugar al que no perteneces, en escasez, en la tribulación, en la aflicción, pero allí no perteneces, y la mano de Dios te alcanzará y te llevará al lugar al que pertenece, y podrás recibir lo que desde un inicio te fue otorgado.

¡No pierdas tu identidad! ¡Tu identidad no te la dan los bienes materiales!

2 Samuel 9:7 |R1960
Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.

Amad@ herman@, No permitas que la situación que estás viviendo te robe tu identidad, tu eres hijo del Rey de Reyes, y lo que él te ha prometido lo cumplirá, aunque hoy muchos te menosprecien, te traten como mendigo por tus vestidos, esto no quiere decir que ese es tu final, porque él te ha llamado a sentarte a la mesa del Rey y comas siempre en su mesa. Así que prepárate porque el tiempo de nuevos cambios a tu vida, están llegando, lo que se había detenido para cambiar tu destino, hoy el Señor lo está ordenando, y el tiempo de tu visitación ha llegado a tu casa.

Eclesiastés 9:11 |RVR1960
Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.

Comparte con otros esta enseñanza, y déjanos tus comentarios y petición de oración.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s