Día 15: El Precio de su Presencia

 Ayuno: 21 Días de Entrega y Rompimiento

Salmos 15:1-3 |RVR1960
Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?
¿Quién morará en tu monte santo?
El que anda en integridad y hace justicia,
Y habla verdad en su corazón.
El que no calumnia con su lengua,
Ni hace mal a su prójimo,
Ni admite reproche alguno contra su vecino.

El salmista entendió que para ser portador de la presencia de Dios, él tenía que cumplir una serie de requisitos. No somos merecedores de nada, todo lo que acontece en nuestras vidas, es por gracia y misericordia de Dios.

woman-

¿ Que estas dispuesto a entregar o ha renunciar para habitar en la presencia de Dios?

Dios responde a las dos preguntas del salmista, con unos requisitos muy claves y directos para poder habitar en su presencia, los cuales son: El que anda en integridad, hace justicia, habla la verdad, no calumnia con su lengua, no hace mal a su prójimo, no busca contienda.

Entrega y rompimiento: Integridad de corazón

Cuando eres de una sola pieza, manteniendo la palabra que has dado y la cumples cabalmente hasta el final, y sigues manteniéndote dentro y fuera de la congregación con el mismo comportamiento, estas siendo obediente a tu integridad, has entendido el misterio de negarte a ti mismo, has aprendido a sacar la concupiscencia de tu corazón y quebrantar tu carne a los placeres momentáneos.

Hoy en día las enseñanzas que se imparten en las congregaciones se han acomodado a un evangelio con una doctrina superficial, sin raíces cimentadas en la santidad, se está predicando poco de la santidad, porque las personas se están enfocando más en escuchar de prosperidad, que todo les va a ir bien, en vez de conocer que el evangelio es poder de Dios para salvación. El evangelio que Jesús nos dejó es de ir a predicar salvación a los cautivos. En las iglesias se está permitiendo este engaño y aceptando doctrina de hombre “que no traen traer salvación al perdido”, porque el cristiano de hoy en día no se diferencia de las personas de afuera; antes las personas con solo ver su apariencia, reconocían que eran de un espíritu diferente. Hoy se ha mezclado lo santo con lo profano, y esto es solo el inicio de la apostasía.

Tu serás conocido por el nivel de presencia de Dios que hay en tu vida y no por tus obras.

1 Samuel 15:22 |TLA
Pero Samuel le dijo:
«A Dios le agrada más que lo obedezcan, y no que le traigan ofrendas.
Es mejor obedecerlo que ofrecerle los mejores animales.

Dios busca tu obediencia, sin importar la cantidad de dinero que presentes en el altar. La presencia de Dios no la puedes comprar con tus bienes materiales.

Tu obediencia es el primer requisito para mantener la presencia en tu vida.

Tu corazón debe estar apasionado por obedecerle y por buscar conectarte con su Espíritu. El Espíritu Santo te lleva a toda verdad, cuando estás dispuesto a ser corregido por él y ha dejarte guiar.

Dios siempre está dispuesto a perdonarte, a restaurarte y a llenarte de su infinito amor, pero debes disponer tu corazón  a renunciar a todo aquello que te  separa de su altar, pídele a Dios que te muestre  cuales son esas puertas abiertas que te mantienen alejado de su presencia.

Amad@, debes esforzarte por buscar la presencia de Dios, él está presto a escucharte, porque su anhelo es que tu altar vuelva a ser restaurado, para él volver a tener esa comunión contigo, vuelve a tu origen, y serás restaurado y empezarás a recibir lo nuevo de Dios en tu vida, porque tu obediencia y sujeción, te llevarán  alcanzar tu victoria.

Oremos: Señor Jesús, en esta hora me presento delante de ti, con un corazón contristo y humillado, pidiéndote que restaures mi altar de oración y me ayudes a entregarme a ti, para obedecerte, y vivir conforme a tu voluntad, para que tu propósito en mi vida sea manifestado. Todo esto te lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.

Lectura del Día: 1 Samuel 15 Capítulo completo

Comparte con otros esta enseñanza, y déjanos tus comentarios y peticiones de oración.

La Gracia sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Morella dice:

    Cuan hermosoa es la presencia de Dios todos debemos anhelarla continuamente. Doy gracias a Dios por ese ministerio que el Señor te siga usando para su Gloria y honra en el glorioso nombre de su hijo amado Jeses.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s