Día 10: Aguarda en Jehová

Ayuno: 21 Días de Entrega y Rompimiento

Salmos 40:1-3
Pacientemente esperé a Jehová,
Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.
Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;
Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.
Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos, y temerán,
Y confiarán en Jehová.

El salmista decía, pacientemente esperé a Jehová, porque él estaba cansado de llevar su vida a su manera, de caminar conforme a su voluntad y a su carnalidad, y no conforme a la voluntad de Dios.

Woman.jpg

Cuando dejamos entrar al enemigo a nuestras vidas, con recuerdos del pasado que no edifican nuestra vida, y lo único que ha logrado es atrasarla, y hasta muchas veces detener la obra de Dios en nosotros, es ahí donde Dios desea que te levantes y derribes esos argumentos con los que han venido a señalarte, porque tu pasado no determina tu futuro.

Entrega y Rompimiento: ¿Hasta cuando vas a seguir destruyendo tu futuro con recuerdos del pasado?

Todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos sentido que nuestro pasado es tan abominable, que no tiene perdón de Dios, cuando Dios nos ha dicho:

Isaías 1:18 |RVR1960
Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Amado, Dios quiere hacerte libre de todo esto que no te deja avanzar, y lo sueltes por completo, por última vez y para siempre, no debe importarte si el mundo te señala, no debe importarte  que la gente te señale recordándote quien eras cuando estabas sin Dios, o peor aún que hacías cuando aún conociendo de su amor, de su presencia, lo pusiste a un lado para agradar a otros, pero sé que Dios, al igual que a mi, nos hizo libre, que él nos perdonó y nos redimió con su Sangre Preciosa.

Yo, muchas veces me equivoque, cometí errores en el pasado, y hoy estoy recogiendo lo que sembré en ese pasado, pero sé que en el futuro mi cosecha será diferente, porque hoy no busco agradar al hombre, sino en agradar a mi Dios, a mi Señor, al que me sacó del lodo cenagoso, del valle de la desesperación, y por él que fui redimido hasta el día de hoy.

Amada, no te des por vencida, llénate de la palabra y rompe con ese espíritu de acusación que atormenta tu vida, ¡YA BASTA DE LO MISMO!, las armas de nuestras milicias no son carnales, sino poderosas en Dios y debemos levantarnos a derribar toda obra de Satanás, toda puerta legal que le hemos abierto al enemigo, en este mismo momento se cierra.

Si Dios ya te perdonó, tu debes perdonarte, aunque el mundo no te perdoné por los errores cometidos en el pasado, debes aceptar y grabarte que tu Padre Eterno ya lo hizo por ti, él no  sólo ya no recuerda tu pasado, sino que también te ha restaurado y te ha llevado a caminar bajo su dirección, bajo su voluntad.

Perdónate mujer, deja de acusarte, ya eres libre, sal de ese estado de congoja, de depresión, suelta esa carga que llevas en tu corazón y sobre tus hombros, enfrenta con la frente en alto y posición de reina esos problemas, porque mayor es el que esta contigo, que aquel que esta en el mundo.

Aunque sientas que todo el mundo te ha abandonado, tus padres, tu pareja, tus hijos, tú líder, tus amigos, Dios no te ha abandonado y deben aprender a escuchar el silencio de Dios, porque es allí donde él te quiere llevar, a que entres a esa intimidad y esperes pacientemente, porque tú tiempo ha llegado, tiempo de cielos abiertos, de respuestas contestadas, de caminos corregidos, de nuevas propuestas, lo que parecía que no se iba a dar, hoy se está dando, sólo espera en el silencio y la paciencia de Dios.

Oremos:

Señor Jesús, vengo delante de ti, buscando tu respuesta y tu perdón, Señor, en esta hora te pido que este enemigo acusador, que se levanta día tras día a recordarme lo que hice mal ayer, siga afectando mi futuro, destruye esas fortalezas, y trasforma mi vida, mantenme firme en tu palabra y en tu presencia. En el Nombre de Jesús. Amén.

Lectura del Día:Isaías 43:18-19 (TLA)
Y ahora, Dios le dice a su pueblo:
«No recuerden ni piensen más
en las cosas del pasado.
Yo voy a hacer algo nuevo,
y ya he empezado a hacerlo.
Estoy abriendo un camino en el desierto
y haré brotar ríos en la tierra seca.

Comparte con otros esta enseñanza, y déjanos tus comentarios y peticiones de oración.

La Gracia sea con todos ustedes,
Sandra Patrícia Poveda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s