CAMINANDO EN EL DESIERTO

«El desierto no es para matarte, sino para que la gloria de Dios se manifieste en tu vida†«