UNIDOS PARA VENCER LAS ADVERSIDADES

Marcos 2:3-5 DHH|3 Entonces, entre cuatro, le llevaron un paralítico. 4 Pero como había mucha gente y no podían acercarlo hasta Jesús, quitaron parte del techo de la casa donde él estaba, y por la abertura bajaron al enfermo en la camilla en que estaba acostado. 5 Cuando Jesús vio la fe que tenían, le dijo al enfermo: —Hijo mío, tus pecados quedan perdonados.

Hoy el Espíritu Santo desea enseñarnos lo que pasa cuando los hermanos en la fe se unen con un mismo propósito y con un objetivo trazado. Está hermosa historia nos deja ver el poder de la unidad, y el milagro que se arrebata cuando permitimos que seamos dirigidos por su Espíritu Santo, para obtener aquello que a los ojos del hombre parece imposible, pero que a los ojos de la fe, se manifestará.

Notemos esto: Los cuatro amigos que llevaron al paralítico ante Jesús, no tenían la necesidad de un milagro, pero aún así trabajaron muy duro en unidad para subir al paralítico al techo y ponerlo frente a Jesús y recibiera la sanidad. La Biblia no hace mención de cuantos años tenía él de estar paralizado, más si nos hace mención de la cantidad de hombres que dispusieron su tiempo y su fuerza para apoyar a su prójimo y este fuera merecedor de tan gran milagro, porque el milagro mas poderoso que hubo aquí fue el del perdón de sus pecados.

Lucas 15:7 NVI|Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.

Por otra parte el paralítico tenía la necesidad pero no la capacidad para subir al techo y descender frente a Jesús. Aquí es donde nos preguntamos ¿En qué parte estoy? Porque muchas veces asumimos solo la posición del paralítico, para que siempre nos carguen y hagan algo por nosotros, pero que tal si de vez en cuando tomamos la posición de los cuatro amigos que sin importar si ellos recibian un beneficio ayudaron a su hermano.

Toquemos temas más profundos...
Cuando el corazón del hombre es procesado, este se vuelve mucho más empático con la adversidad de su hermano y le ayudará a transitar hacia el camino que le llevará al perdón de sus pecados y la vida eterna. Por otra parte no debemos olvidar el fruto del Espíritu Santo que es el amor y aquí se manifestó muy claramente; porque no son todos los que actúan desinteresadamente a tomar este reto, arriesgándose a emprender esta travesía hasta lograr ver a su hermano conseguir su milagro.

Amado lector, Dios nos llamó a ser un cuerpo en Cristo y sin importar la necesidad que tenga nuestro prójimo, siempre debemos ayudarlo a que Jesús traiga una respuesta a su vida. Quizás hoy el Espíritu Santo te este trayendo a memoria a alguien que necesita de tu apoyo, porque se ha paralizado, y le cuesta salir de esa posición, pero serán tus oraciones la que lo sostendrán para afirmar sus pies y poder recibir el milagro. Cuando tenemos una comunión constante con Dios, los frutos del Espíritu Santo se desarrollaran en nosotros y daremos frutos de bendición. Amén.

Marcos 2:11-12 DHH |11 —A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. 12 El enfermo se levantó en el acto, y tomando su camilla salió de allí, a la vista de todos. Por esto, todos se admiraron y alabaron a Dios, diciendo: —Nunca hemos visto una cosa así.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
DHH| Dios Habla Hoy
NVI|Nueva Versión Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s