PREPARADOS PARA DERRIBAR AL GIGANTES

1 Samuel 17:25-26 RVR1960| Y cada uno de los de Israel decía: ¿No habéis visto aquel hombre que ha salido? El se adelanta para provocar a Israel. Al que le venciere, el rey le enriquecerá con grandes riquezas, y le dará su hija, y eximirá de tributos a la casa de su padre en Israel. 26 Entonces habló David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?

La lucha entre un humilde pastor de ovejas y un guerrero desde su juventud es lo que vemos aquí, una lucha que al día de hoy nos muestra que no todas las batallas las ganan los mas fuertes, ni los más entrenados, sino de los que Jehová tenga misericordia. Hay victorias que se obtienen en el mundo espiritual, antes de ir a enfrentarlas físicamente. No es con tus fuerzas, sino con el poder de su Espíritu Santo que opera a través de ti.

Empecemos resaltando las duras palabras que el gigante vociferaba delante de todos, para infundir miedo y paralizar al pueblo de Israel, pero animaban a su pueblo filisteo, y sabes esto me hace recordar cuando sólo dos príncipes le dijeron a Moisés que si se podía conquistar la tierra, y ahora este cuadro me vuelve a recordar lo mismo, la diferencia que aquí es un solo hombre que es de un espíritu diferente y tiene la convicción que también podrá conquistar ese gigante y vencer al ejército enemigo; y esto es lo que Dios está buscando en su pueblo, hombres y mujeres con un espíritu diferente, que se levanten al pie de batalla, y no se dejen intimidar por los ataques del enemigo, sino que se levanten en la brecha orando, y le digan al gigante y su ejército: – Tú vienes en contra mía con espada, lanza y jabalina, mas yo vengo contra ti, con la autoridad dada por el Padre, en el Nombre de Jesús, porque hoy Jehová te ha entregado en mis manos y tu y todo tu ejército tienen que salir de mi casa, de mi familia, de mis finanzas, de mi vida, y hoy recobro todo derecho legal que te había entregado, y establezco a Jesucristo como Rey de Reyes en este territorio. Aleluya!!! Eso estuvo poderoso y sé que esa pequeña oración la has dicho con autoridad y has sentido que aun los aires y la atmósfera de tu hogar ha cambiado.

¿Qué pasó con David? ¿Por que las palabras del gigante no le hicieron ningún efecto negativo en su vida?

1- David nunca lo vio cómo un oponente difícil de vencer, sino que lo veía como un incircunciso, y ¿Que nos quiere decir esto?. La señal del pacto era la circuncisión y aquellos que la tenían, estaban bajo pacto, esto era una protección divina, que les daba identidad de reino, y Dios defiende su heredad. Y cuanto más hoy, que estamos bajo el pacto eterno de la sangre de Jesucristo, que nos da la autoridad y poder para cortarle la cabeza a todo gigante que se quiera levantar para tratar de destruirnos, así que no te dejes intimidar por sus palabras, porque tu fe en el poder que Jesucristo te ha otorgado la victoria.

2- David tenía un enfoque de fe ¿Que quiero decir con esto? Él no estaba enfocado en la estatura del gigante, sino en el Dios Todopoderoso que lo respaldaba, y esto es lo que debemos tomar en cuenta a la hora de pelear contra los gigantes llamados deuda, escasez, infidelidad, desánimo, enfermedad, porque nuestro Dios es experto en derribar todo oponente, cuando lo ponemos a Él por encima de todo lo que nuestros ojos naturales nos esté mostrando. ¡Créele a las promesas dadas por Dios!, y no a lo que tu entorno te este vociferando, porque el campo de batalla número uno del enemigo es la mente, y si nuestra mente es conquistado, nuestra lucha habría sido en vano.

3- Todo esfuerzo, tiene una recompensa
David hace una investigación de que le darían al que venciera al gigante, y ciertamente había recompensa altamente apreciada por la victoria sobre este oponente, pero esta no fue su principal motivación, sino el defender y exaltar el nombre de Jehová de los ejércitos, lo que llevó a pelear con ese gigante. Dios no es deudor de nadie, y Él paga a cada cual conforme a sus obras.

Amado Lector, no te enfoques en tu proceso, sino en el propósito por el cual estás en el proceso, porque así como Dios le permitió que ese gigante que se levantara en contra del pueblo de Israel, para colocar a David en escena y recompensarlo delante de todos, así Dios también lo está haciendo contigo, mantén tu identidad y no permitas que la voz del gigante te detenga y te haga renegar de Dios, sino que más bien avances y lo venzas con las armas dadas por Dios. Él tiene grandes propósitos con tu vida, pero tendrás que derribar a tu oponente, arranca de tus labios las palabras de desánimo, de fracaso, de no puedo, de no lo voy a lograr, porque en el Nombre de Jesús vencerás, porque todo lo puedes en Él que te fortalece. Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes, Amén.

Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
Reina-Valera 1960 |RVR1960

2 comentarios sobre “PREPARADOS PARA DERRIBAR AL GIGANTES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s