NO DISTES HIJOS PARA MALDICIÓN SINO PARA BENDICIÓN

Mateo 15:22-23|RVR1960 22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. 23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. Al leer … Continúa leyendo NO DISTES HIJOS PARA MALDICIÓN SINO PARA BENDICIÓN