POR SU SANGRE HEMOS SIDO REDIMIDOS DE TODOS NUESTROS PECADOS

Tito 2:14 | NVI Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien. Cuando Jesús dio la vida por nosotros, fue para rescatarnos, él no vio nuestros defectos, él no vio nuestras posesiones, él vio una humanidad necesitada de amor y transformación…