Serie: Llevados al Desierto con Dios, Cap. 1

SERIE: Llevados al Desierto con Dios

Capítulo 1: EN EL DESIERTO CON ÉL

Moisés cuidaba las ovejas de su suegro Jetró, que era sacerdote de Madián, y un día las llevó a través del desierto y llegó hasta el monte de Dios, que se llama Horeb. Éxodo 3:1

¿Que es el desierto?… Es un lugar árido, infertil, que no da frutos, donde no hay agua, no hay alimentos, a esta definición de desierto, se le puede llamar en el mundo secular. Pero, ¿Que es un desierto para el Cristiano? Es su lugar de entrenamiento y capacitación, donde solo los que realmente aman a Dios sobreviven, es el lugar donde llega la época más fructífera de su vida, cuando no dependes de ti, sino de la providencia divina.

Existen dos tipos de Cristianos:

1. Aquel que el desierto lo aleja de Dios y busca la salida más rápida, no sabiendo que en cualquier momento de su vida, lo tiene que pasar, porque este proceso es necesario en el Caminar como Jesús, para formarte y fortalecer su carácter.

2. Aquel que en el desierto su carácter toma vigor y se levanta en pie de Guerra contra el enemigo, porque en medio de todo este proceso aprendió a entregarle esta carga al Señor. A este tipo de creyentes, Dios no le da abundancia porque puede entrar la pasividad con ella, le da lo necesario para salir del desierto, así se mantiene pegado a la fuente de vida eterna, y cuando ya esta preparado, Dios le abre las fuentes de arriba y las fuentes de abajo, porque Dios sabe que su momento Kairos llegó.

Cada persona en algún momento de su vida pasa por un desierto sea físico o espiritual, por eso quiero darte algunos consejos para cuando atravieses un desierto:

1- No te alejes de Dios; en el desierto es donde vas a ser probado, para saber cuanto amas a Dios.

2- No te desanimes; Él va contigo en el proceso, aquel que te metió en el desierto es el único que te puede sacar.

3- Tu llamado se definirá en el desierto; Por eso debes dar frutos, Moisés aún en el desierto no dejo de pastorear; sigue avanzando y no detengas tu llamado.

Si estas atravesando un desierto amado herman@ le tengo buenas noticias, eres candidato para que Dios irrumpa en tu vida, así como lo hizo con Moisés, donde no se le apareció en el palacio, no se le apreció mientras estuvo en Egipto, sino en el desierto, mientras daba frutos como pastor.

Romanos 8:28: Y sabemos que a los que aman a Dios,
todas las cosas les ayudan a bien, esto es,
a los que conforme a su propósito son llamados.

Con amor y bendición,

Fabio R. Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s