EL ENEMIGO NO TE IMPEDIRÁ CONQUISTAR TU MILAGRO

Marcos 10:47-48 RVR1960| Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí!

Esta es la historia del ciego Bartimeo, estudiaremos los principios efectivos para conquistar nuestro milagro; viendo cómo este hombre pese a sus limitaciones, alcanzó el objetivo que se trazó, él tuvo determinación. Lo primero que quiero resaltar es la valentía de Bartimeo, quien a pesar de escuchar muchas voces contrarias que le reprendían, para que no intentará llamar la atención, él no se detuvo, sino que prosiguió gritando e intentando con mayor fuerzas que Jesús se fijara en él.

¿Cuántas veces tú dejas de hacer algo por las voces que escuchas?
El oído tiene una gran importancia en el mundo espiritual, y es que dependiendo de aquello que escuchas tu fe puede aumentar o menguar; podemos llegar a pensar que Bartimeo escucho muchas voces en su vida, pero no a todas les hizo caso, sin embargo cuando sus oídos escucharon que era Jesús nazareno que pasaba por donde él acostumbraba a estar mendigando esa voz activo su fe, para accionar y así conquistar su milagro.

En ocasiones escuchamos la voz de Dios a través de un predicador, o en nuestra vida devocional y por un momento nos emocionamos con la promesa dada por Dios que nuestro corazón se llena de gozo, pero cuando empezamos a prestarle oído a la voz del proceso o la voz de las circunstancia que hay en nuestro entorno, entonces le estamos dando más peso a la voz humana, que a la de Dios, y si quieres alcanzar tu objetivo, tendrás que vencer toda voz contraria, y accionar la única voz que te dará la victoria, Y ESTA ES LA VOZ DE DIOS.

¿ Qué hacer para conquistar nuestro objetivo?
Usa lo que tienes en tu vida, para conquistar lo que no tienes. Notemos esto; Bartimeo no tenía la vista, pero si tenía la voz y él la usó para conquistar su objetivo. ¿Queremos todo perfecto? Esto en ocasiones nos pasa, queremos tener todas las instrucciones para empezar avanzar en hacia la conquista, pero la mayoría de las veces Dios no lo hace de esa forma, porque Él desea que activemos nuestra fe, que tengas la certeza por la fe de lo que esperamos y, la convicción de lo que no vemos se vaya a manifestar. (Hebreos 11:1)

Muchos se pueden burlan de tu situación actual, y no creer en tus sueños, pero debes saber que Dios quien puso esos sueños en tu corazón, porque Él sí cree en ti, y esto te debe bastar para seguir caminando bajo sus instrucciones, así que no esperes que todos te apoyan en lo que emprendes, tu debes marcar la diferencia haciendo aquello que muchos pensaron que era imposible para ti, porque donde otros no se atrevieron, tú si lo lograste.

Lo que te hace diferente no es lo que reflejas en tu exterior, sino ese espíritu inquebrantable del que el Espíritu Santo te ha llenado, que pese a todas las dificultades, te has determinado a conquistar todo aquello que Dios te ha prometido.

SÉ PERSISTENTE, NO TE RINDAS AL PRIMER INTENTO
La persistencia es un arma muy poderosa para lograr alcanzar nuestros objetivos, pero sólo aquellos que están seguros de lo que quieren y dispuestos a pagar el precio, podrán prosperar en lo que se propongan, porque le creen a Dios para cosas imposibles. Amado Lector, ¿No estas cansado de vivir en lo mismo?, sabiendo que tienes un Dios maravilloso, amoroso y poderoso que está dispuesto a darte la victoria en lo que emprendas conforme a su voluntad, pero debes tener siempre presente que la conquista está sujeta a la actitud de fe que tomes, porque aunque veas un panorama diferente al visualizado, y este te dice que no lo vas a lograr, es allí donde debes vencer al enemigo y recordarle, que cada unas de las palabras dadas por Dios nunca pasarán y la mismas se cumplirán en tu vida, en tu casa y en todo aquello para lo que te ha sido revelada.

Así que cuando otros quieran que desistas en clamar a Dios, tú sigue haciéndolo, y aunque este año sin duda será diferente, contra todo pronóstico de desánimo, de derrota, de crisis financiera, tu debes de seguir clamando: Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mi, y llevame a conquistar mi milagro. Amén y amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes,
Fabio R. Ventura
http://www.caminandocomojesus.com

|Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:
RVR1960| Reina-Valera 1960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s